Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de junio de 2019
Seguinos en
Ardiles se fue de Huracán y se enojó con Babington
10 de diciembre de 2007
El presidente de Huracán, Carlos Babington, se mostró sorprendido por las declaraciones de Osvaldo Ardiles, quien dejó el cargo de entrenador aduciendo
diferencias con el mandatario del club, mientras que el técnico denunció que le debían dinero y ambos se trataron de mentirosos.

"Me sorprendieron las declaraciones y espero que no tenga otra cosa. No lo entiendo; estoy ingratamente sorprendido porque hoy nos íbamos a reunir para aclarar algunos temas e imprevistamente salió a decir que se iba", reveló Babington.

El titular de Huracán aseguró, en declaraciones a radio La Red, que si Ardiles en las próximas horas se vincula a otro club de Argentina "se van a develar muchas cosas", y luego afirmó que el DT "se comportó irrespetuosamente".

"Cuando él llegó a Argentina empezó a pedir cosas que no estaban estipuladas. Quería un auto, casa y pasajes, por eso le hicimos una mejora en el contrato. Sin dudas tuvo una mala actitud, pero cada uno elige su destino", aseveró.

Babington dijo que "cuando uno no está cómodo en un lado se tiene que ir" y señaló que el problema de Ardiles es "el dinero". Además, señaló que al entrenador "se le ha cumplido como a todos".

"A Ardiles se le debe lo mismo que se le debe a todos. Ya se le pagó septiembre, hoy le pagamos octubre, a partir de hoy deberíamos noviembre. No tenemos nada que recriminarnos ni objetarnos, es una decisión de él", remarcó.

Por su parte, Ardiles, en declaraciones a la misma radio, dijo que los dichos del presidente de Huracán "son mentiras" y sostuvo que "está tan acostumbrado a mentir que empieza a creer en sus mentiras".

"Lo que me pagó Huracán no me alcanzó ni para pagar mis gastos en Buenos Aires. El tiene algún problemita y desaparece, pero si ahora dice que está el dinero para cobrar iré a cobrar. Pero me defraudó como dirigente, como persona, y defrauda a los
jugadores", remarcó.

El entrenador manifestó que "es muy difícil dialogar" con Babington y aseveró que "es una bajeza andar escondiéndose permanentemente".

"Otra bajeza es insinuar que yo estaba en trato con otro equipo. Todos saben el interés de Racing pero nadie me ha hablado. Ahora me voy a Inglaterra y me quedo allá esperando cuál va a ser mi destino", concluyó.