Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
16 de octubre de 2018
Seguinos en
Por Adrián Taccone
La AFA y el juego de las incongruencias
El nuevo papelón, que se suma al recordado "38-38" de la elección presidencial, el cambio de entrenador en apenas ocho meses y el libro que contenía un apartado de “cómo conquistar mujeres en Rusia”, no hace más que ratificar los errores de la Asociación del Fútbol Argentino
7 de junio de 2018
A veces pensar en cómo se piensa en el seno de la AFA, es tratar de entender el juego de las incongruencias que -en muchos casos- deja expuesto a futbolistas, dirigentes y también, porque no, a un Gobierno argentino que no puede controlar un organismo en el que tiene hombres de confianza.

La frustrada audiencia con el Papa Francisco en Roma, que fue “desconvocada” porque los jugadores no querían asistir y el cuerpo técnico veía poco conveniente el traslado a Roma en plena preparación mundialista, fue algo casi mínimo tras el escándalo del frustrado partido amistoso ante Israel en Jerusalén.

Luego le comunicaron al Vaticano que en caso de conquistar la Copa del Mundo en Rusia 2018 la Selección argentina irá a visitar a Su Santidad, algo que entra en el mundo de la especulación y los deseos, más que de las realidades.

Sin embargo, las amenazas de un grupo propalestino en Barcelona, motivó que los jugadores desistieran de concurrir al amistoso ante Israel, para el cual se habían agotado las 35.000 localidades en venta y además formaba parte de una suerte de “cábala” premundialista, que en contadas excepciones dio resultado.

"Lo vividos en las últimas 72 horas, las amenazas, nos obligaron a tomar la decisión de suspender el amistoso. Mi responsabilidad como presidente de AFA es bregar por la salud de la delegación. Queremos pedirle disculpas a los argentinos que viven en la comunidad israelí y a los israelíes que habían sacado las entradas para ver el partido", dijo el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, en una conferencia de prensa sin preguntas, o lo que en realidad sería la palabra hecha comunicado.

La suspensión del partido sumió a la AFA en un papelón internacional, no solo en lo futbolístico, sino también en lo gubernamental y desde diferentes sectores del Gobierno, que salieron a desligarse de lo sucedido y hasta aclararon que habían advertido a la entidad de la calle Viamonte que aceptaran el partido, pero en otra ciudad que no sea Jerusalén.

El presidente Mauricio Macri y su colega israelí Benjamin Netanyahu hablaron para tratar de solucionar el tema, pero ni en Buenos Aires, ni en Israel se encontró el acuerdo, ya que desde Barcelona los jugadores se mantuvieron firmes en su postura de no participar del encuentro.

El nuevo papelón afista, que se suma al recordado 38-38 de la elección presidencial, el cambio de entrenador en apenas ocho meses y el libro que contenía un apartado de “cómo conquistar mujeres en Rusia”, entre otros, no hace más que ratificar que las incongruencias en la Asociación del Fútbol Argentino están a la orden del día.

Si no, cómo se explica que la suspensión de un partido es un “aporte a la paz mundial”, como dijo Tapia.

Pero claro, de los 2,5 millones de dólares que iba a recibir la entidad… ”No comments”.