Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de mayo de 2019
Seguinos en
El titular de Fimades analizó el canje de deuda en Asteriscos.Tv
Un 50 % de adhesión no podría considerarse un éxito, según Palma Cané
Explicó que nadie piensa quedarse con los títulos de deuda del canje hasta el final del vencimiento en el 2033
15 de febrero de 2005
El economista Luis Palma Cané estimó que el grueso de los tenedores de bonos en default que acepte ingresar al canje propuesto por el gobierno buscará luego “un mercado secundario” para esos títulos, y rechazó que se pueda considerar un éxito una aceptación del 50 por ciento de la oferta, como sostuvo el ministro Roberto Lavagna.

Palma Cané planteó que “toda la gente que está pensando ingresar al canje es de alguna manera para entrar después en un mercado secundario, negociar esos bonos”.

“Nadie piensa quedarse con esos bonos hasta el fin, hasta el 2033 o hasta el año que fuera”, sostuvo el consultor, por lo que estimó que las opciones se inclinan hacia los bonos que “tienen mayor liquidez en el mercado secundario”.

El titular de Fimades planteó que el valor de los bonos “va a depender del grado final de aceptación que tenga el canje y del margen de descuento una vez iniciado el mercado secundario”.

Sobre el nivel de aceptación, Palma Cané puntualizó que “en las reestructuraciones que ha habido en los últimos cinco años, el porcentaje del canje ha sido mayor del 90 por ciento”, muy distinto a la expectativa del 50 por ciento que proyectó Lavagna como umbral de éxito.

“Si un 20 por ciento ya estaba aceptado desde el inicio en forma cuasi compulsiva, el ministro está diciendo que si se logra el 30 por ciento de aceptación del canje voluntario se tiene éxito. Parece un número muy chico”, explicó Palma Cané en una entrevista con el programa Asteriscos, por Canal P+E.

Además, Palma Cané consideró que el bono discount “va a ser emblemático y servirá para medir el grado de aceptación futura, porque es el que mayor emisión tiene”.

Destacó también que no se debe evaluar sólo el porcentaje porque “el bono no es atractivo para hacer el canje” y, si se llega a una adhesión del 80 por ciento, la deuda va quedar en 130.000 millones de dólares.