Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de septiembre de 2019
Seguinos en
Jorge Rivas, en Asteriscos.Tv
“El duhaldismo va a terminar encolumnado con el gobierno”, estimó Rivas.
El diputado socialista y candidato por el Encuentro Amplio cuestionó la utilización de los padrones irregulares.
4 de octubre de 2005
El diputado socialista y candidato a la reelección por el Encuentro Amplio bonaerense, Jorge Rivas, sostuvo hoy que la división en el justicialismo entre el kirchnerismo y el duhaldismo es “una estrategia de simulación” al advertir que los legisladores que responden a Eduardo Duhalde terminarán encolumnándose con el gobierno.

Rivas estimó que “no es casual” que el presidente Néstor Kirchner haya elegido como “interlocutor” en el debate mediático preelectoral al duhaldismo porque “necesita que el PJ tenga la mayor cantidad de diputados posibles y sabe que van a terminar encolumnándose detrás de quien gane”.

“El justicialismo nunca ha tenido una conducción bicéfala. Lo que se define en esta elección en la provincia, es quién conduce al justicialismo”, enfatizó el legislador opositor en declaraciones al programa Asteriscos, que se emite por el canal P+E.

Agregó que en el plano de la elección de senadores nacionales, si se materializa lo que indican las encuestas “los tres legisladores electos pertenecerían a un mismo partido, que es el justicialismo, con una violación lisa y llana del artículo 54 de la Constitución Nacional que incorporó la figura del tercer senador para que la oposición tenga voz y no haya una representación monocolor”.

Rivas cuestionó además la falta de depuración de los padrones electorales en los que figuran “900 mil ciudadanos en condiciones irregulares y 500 mil con documentos mellizos”.

“Sobredimensionan el padrón al no dar de baja a 900 mil empadronados irregulares, 500 mil con documentación melliza, y cerca de 1,5 millones que están habilitados para votar en más de un distrito”, explicó.

El legislador destacó que de esa manera “no se otorgan garantías al ciudadano que pretende un resultado acorde con su voluntad electoral” y además “se discrimina a las minorías” al levantar el piso de votos necesarios para ingresar un legislador a la cámara baja.