Asteriscos.Tv
Asteriscos.Tv - http://www.asteriscos.tv/
Permalink: http://www.asteriscos.tv/noticia-7641.html

Las villas argentinas tienen hasta "hoteles"
La población en las villas aumentó 300 por ciento a contramano del crecimiento económico. En las de Retiro "alquilan" habitaciones a inmigrantes por $ 200 pesos
29 de julio de 2007
Las villas 31 y 31 bis de Retiro, que se duplicaron desde 2002, viven en su propio “boom inmobiliario y económico”, y hasta se construyen “hoteles” en los que alquilan piezas a los inmigrantes por $ 200 mensuales: un mercado negro donde hay estafas de todo tipo.

Los antiguos vecinos están en alerta y la Coordinadora de Villas advierte sobre la creciente “favelización”.

Donde antes brillaban las casillas de chapa y cartón, hoy lo que más se ve son ladrillos, cemento, vigas y hombres construyendo. Y cada vez más gente.

En diversos barrios de la Villa 31 de Retiro y en gran parte de la 31 bis se vive en perpetua obra y las edificaciones de hasta tres o cuatro pisos ya no son algo fuera de lo común en el creciente paisaje villero, según señala el semanario Perfil.

Incluso, hasta hay hoteles. Y no hay que perder de vista que se trata de unas 200 hectáreas en una de las zonas más caras de la Ciudad.

“Acá también se dio el boom de la construcción, lo único que cambia es el contraste”, confirma Jesús, uno de los delegados de la Villa 31 que llevó a PERFIL en una recorrida por las zonas más ásperas de esa polémica zona de Retiro cuya población creció más de un 100% después de la crisis de 2002, mucho, pero lejos del 300% que registró la 1-11-14.

Y reconoce que el aumento en la construcción –y de la población- se debe, entre otras cosas, a la mejora en las condiciones de empleo y el crecimiento de la economía, formal e informal, pero especialmente a los fuertes rumores de una próxima urbanización. Aunque hay que aclarar que este boom que está llenando de ladrillos a las villas también está acompañado por un negocio inmobiliario.

Por eso, hay cada vez más construcciones que se edifican pensadas como “hoteles” de una pieza por habitación para ser alquiladas a extranjeros que vienen a trabajar a la Argentina.

El negocio es redondo, ya que la 31 está justo enfrente de la terminal de Retiro, donde los “punteros” de estos “hoteles” que sólo en la 31 bis suman varias decenas seducen a bolivianos, paraguayos y peruanos con precios por habitación que oscilan entre los $ 150 y los $ 200, dependiendo de si tienen baño, aunque varios vecinos de las villas explicaron que el precio mensual por habitación puede escalar hasta los 400 pesos.

“Toda la mano de obra de Capital está dentro de las villas”, explican desde la Coordinadora de Villas y Núcleos Habitacionales Transitorios, lo que facilita que cualquiera que tenga “unos pesitos” y pueda comprar los materiales, en lo primero que piensa es en hacer un negocio porque los conocimientos básicos para edificar ya los tiene.

PERFIL pudo comprobar que dentro de la Villa 31 existe hasta un corralón con materiales de construcción para facilitar el acceso al cemento, vigas y ladrillos huecos.

A la par de esta explosión inmobiliaria también crecen las críticas: “En varias villas existe un mercado negro y nefasto de tierras”, denuncia Guillermo Villar, responsable de la Coordinadora de Villas, y confiesa que la Argentina podría ser cada vez más parecida a Brasil por la explosión en tamaño (y alto) que sufren estos asentamientos. “Lo único que nos diferencia es que no tenemos playas”, dijo.

Villar asegura que hoy se estafa a muchos extranjeros con falsos títulos de propiedad y se vende un mismo terreno 10 veces a distintas personas. “Hasta están poniendo avisos en los diarios de Paraguay vendiendo tierras en las villas de acá”, denunció y explicó que para los paraguayos la Argentina es “como un paraíso”, porque se pueden comprar un terreno por entre US$ 3.000 y US$ 5.000 y no pagar nunca más ni luz, ni agua y hasta en los mejores lugares, ni gas.