Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Chocaron dos satélites
Uno era ruso y el otro estadounidense. Es el primer accidente de este tipo y la NASA advirtió sobre el peligro que significa la extensa nube de escombros
13 de febrero de 2009
Dos enormes satélites de comunicación chocaron el martes a unos 800 kilómetros sobre Siberia en el que fue el primer accidente entre dos naves espaciales en órbita, provocando una gran nube de fragmentos que puede representar un ligero riesgo para la Estación Espacial Internacional (EEI).

La colisión, la primera de dos satélites sin desperfectos, parece haber dispersado el mayor volumen de escombros orbitales desde que China destruyó uno de sus vetustos satélites meteorológicos en 2007 en una prueba de armas espaciales. El ensayo chino dejó unos 2.500 trozos del artefacto dispersos en órbita.

La agencia espacial estadounidense NASA indicó que se necesitará más tiempo para determinar si los trozos de los dos satélites destruidos causarán problemas a la EEI u a otras naves. "Seguimos con cuidado la trayectoria de más de 500 trozos de escombros que puedan presentar un riesgo adicional a otros satélites", indicó el teniente de la Marina Charlie Drey, portavoz del Comando Estratégico de EE.UU. que supervisa la Red de Vigilancia Espacial.

La EEI, un proyecto de 100.000 millones de dólares en el que participan 16 naciones, tiene actualmente tres astronautas a bordo y orbita en una franja de 355 a 390 kilómetros de la Tierra.

El Iridium 33, de 560 kilogramos, que había ido a órbita en 1997, colisionó con el satélite ruso de 900 kilogramos, lanzado en 1993. La NASA indicó que se presume que el satélite ruso ya no estaba en operaciones y no tenía un sistema de maniobras. "Sabíamos que esto iba a ocurrir alguna vez'' señaló Mark Matney, un científico especializado en basura orbital del Centro Espacial Johnson de Houston.

La NASA cree que cualquier riesgo para la estación espacial y sus tres astronautas es baja. La base orbital viaja a unos 434,50 kilómetros por debajo del área de choque. Asimismo, no debería haber ningún tipo de peligro para el transbordador espacial, que deberá despegar con siete astronautas a bordo el 22 de febrero, indicaron los funcionarios, pero esto será reevaluado en los próximos días.

Hubo otros casos en los que objetos espaciales han chocado accidentalmente en órbita, dijo la NASA. Sin embargo, estos choques han sido menores e involucraban piezas desprendidas de cohetes o satélites pequeños.