Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Japón: el agua es 7,5 millones más contaminada que la normal
Debido a los derrames de agua de la planta de Fukushima al mar, los niveles de radiación se incrementaron notablemente
5 de abril de 2011
La decisión del gobierno de Japón de verter al Océano Pacífico 11.500 toneladas de agua radiactiva proveniente de la planta nuclear de Fukushima fue "el mal menor" respecto de otras elecciones, según afirmó hoy la Agencia Nacional Italiana para Nuevas Tecnologías, Energía y Medio Ambiente.

Aunque esa decisión ya comenzó a traer consecuencias: cantidades de yodo 131 cercanas a 7,5 millones más de la normal fueron verificadas en las aguas frente al reactor número 2 de la central nuclear de Fukushima, informó hoy Tepco, la empresa que gestiona la planta. La muestra fue recogida el sábado y se conoció que el límite legal en Japón de presencia de yodo 131 en el agua de mar es de 0,04 becquereles por centímetro cúbico.

Tepco había detectado el sábado que del foso del reactor 2 se está filtrando directamente al mar agua radioactiva, otra consecuencia preocupante por el desastre en el complejo nuclear cuando fue dañado por el terremoto y maremoto del 11 de marzo.

La prefectura de Fukushima realizó mediciones de los niveles de radiación en los patios y en los campos de juego de las escuelas. Por otro lado, el gobierno japonés evalúa pedir en préstamo a Rusia el "suzuran", una plataforma construida en 2001 para la limpieza de los líquidos radioactivos de los submarinos nucleares.

"Estamos verificando si es técnicamente posible utilizarlo para nuestro problema", dijo Hidehiko Nishiyama, portavoz de la Agencia Japonesa para la Seguridad Nuclear. "Suzuran", la mayor plataforma del mundo en su género, trata productos químicos y líquidos radiactivos.

Mal menor. "En Fukushima se encontraron frente a una elección y se optó por una solución que tuviera un impacto menor", aseguró el experto Emilio Santoro. En ese sentido, sostuvo que si se decidió verter al mar el agua contaminada fue para "controlar una situación que de otra manera se hubiera vuelto más crítica".

El agua volcada en el Océano Pacífico proviene de las sentinas de los edificios que contienen los reactores y las turbinas, inundó todos los espacios libres y se contaminó luego de las explosiones sucedidas en los días siguientes al terremoto de 9 grados y posterior tsunami en el noreste de Japón, el 11 de marzo.

Otra causa de la contaminación fueron las operaciones para enfriar las piscinas de almacenamiento en las cuales se conserva el combustible una vez utilizado: las operaciones todavía en curso harían pensar en una pérdida que deja filtrar el agua contaminada hasta los pisos más bajos de los edificios.

En condiciones normales, el agua que podría acumularse en los subterráneos puede ser eliminada con bombas que transfieran el agua contaminada a un edificio en el cual sea descontaminada.En Fukushima, sin embargo, bombas y sistemas de descontaminación fueron destruidos por el tsumani.

Peligro en el mar. La descarga directa en el Océano Pacífico de 11.500 toneladas de agua, si bien tenía bajo nivel radiactivo según la versión oficial, llevó al gobierno japonés a reforzar los controles de peces y frutos de mar.

El ministro de Pesca, Michihiko Kano, ordenó reforzar las inspecciones en la prefectura de Ibaraki y de Chiba, al sur de la planta. El jefe del gabinete, Yukio Edano, dijo que Japón informó a las autoridades internacionales competentes sobre las fugas de sustancias radiactivas al mar, en conformidad con la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar.

Hay un total de 60.000 toneladas de agua altamente contaminada en la planta, luego de que los trabajadores bombearan frenéticamente agua de mar al complejo para enfriar las varillas de combustible que sufrieron una fusión parcial. En las aguas cerca de la planta fueron registrados niveles de yodo radiactivo 4.800 veces superiores al límite legal. También fue hallado cesio en niveles por sobre los límites de seguridad en pequeños peces "kounago" en las aguas frente a la prefectura de Ibaraki, al sur de Fukushima, según reportó la prensa local.