Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Confesó el autor de la mayor masacre de la historia noruega
Admitió haber disparado en la isla de Utya, donde mató a 85 jóvenes que participaban de un mitin político, después de hacer estallar una bomba en Oslo
23 de julio de 2011
El autor del atentado político más sangriento de la historia noruega confesó los asesinatos.

Vestido con un chaleco de la policía, el atacante, un rubio de 1,90 metros, identificado por la prensa noruega como Anders Behring Breivik, atrajo primero a sus víctimas haciéndoles creer que quería protegerlas y darles informaciones importantes, según varios testigos.

"Vengan aquí, tengo informaciones importantes, vengan, no hay nada que temer", dijo antes de abrir fuego, según Elise, una adolescente de 15 años interrogada por la agencia NTB.

Perseguidos y acribillados: ésta fue, durante dos horas, la suerte de decenas de jóvenes noruegos muertos por disparos de un hombre de 32 años disfrazado de policía, que transformó la isla de Utya en un infierno, dejando un saldo de al menos 85 muertos.

Un vigilante del campamento de Utya dijo que el sospechoso llegó en una camioneta plateada, con uniforme de la policía y dos armas, una pistola y un rifle automático.

"Dijo que lo habían mandado para comprobar la seguridad. Una operación de rutina tras los atentados en Oslo", ocurridos casi dos horas antes. Entonces fue llevado en un bote de los organizadores hasta la pequeña isla, donde pasaban unos días unos 600 jóvenes de entre 14 y 17 años. Allí empezó a disparar primero contra un grupo que estaba siendo informado precisamente del atentado en la capital.

Al producirse los primeros disparos hacia las cinco de la tarde, casi 600 personas, en su mayoría jóvenes, se encontraban en esta pequeña isla cercana a Oslo para participar en un campamento de verano de la juventud del Partido Laborista, la formación del primer ministro Jens Stoltenberg.

"De repente, escuchamos disparos detrás de una colina", cuenta Khamshajiny Gunaratnam, que sobrevivió huyendo a nado de la isla. "Nos dijimos: pero bueno, ¿quién está cazando aquí? Sólo podía ser un cazador", cuenta en su blog.

La capital de Noruega debió enfrentar en un mismo día dos de los atentados más graves de su historia: por tarde de ayer (hora local), estalló una potente bomba en el complejo del Gobierno, situado en el centro de Oslo, donde murieron siete personas y quince resultaron heridas; horas después, un hombre inició un tiroteo en un campamento de las juventudes laboristas en una isla cercana a esa ciudad, en el cual fallecieron 85 personas.

El ministro de Justicia noruego, Knut Storberget, anunció ayer que la policía detuvo a Anders Behring Breivik, un hombre de 32 años, que estaría involucrado en ambos atentados. Este sospechoso, de nacionalidad noruega, podría ser el autor del atentado producido en el campamento de verano, que había sido organizado en la isla de Utoya por el "ala joven" del Partido Laborista, al cual representa el primer ministro. Según declaraciones de testigos, llevaba un uniforme de policía.

Según fuentes policiales, el ataque del tirador está relacionado con la explosión que se produjo en el complejo de gobierno de Oslo a las 10.30 de la Argentina, y que afectó a las oficinas del primer ministro, Jens Stoltenberg, quien no sufrió daños.

Además, la policía noruega está buscando a un segundo atacante que participó del tiroteo en el campamento juvenil. La búsqueda se basa en declaraciones de testigos que dijeron que un segundo hombre, que no vestía uniforme policial, estuvo en la isla de Utya. El portavoz de la policía Einar Aas dijo a la versión online del diario Verdens Gang: "Tenemos varias declaraciones de testigos que coinciden en que había un segundo atacante. Trabajamos a toda marcha para aclararlo".

Mientras tanto se conoció que, según los testigos, la masacre en el campamento de las juventudes socialdemócratas en la isla duró más de 45 minutos. El detenido llevaba consigo dos armas, una de mano y otra automática, de las que se incautaron las fuerzas de seguridad, según informó hoy el vicejefe de la policía de Oslo, Sveinung Sponheim.