Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cristina al final no tenía cáncer y ya le dieron el alta
La biopsia fue negativa por lo que no necesitará que le suministren yodo radiactivo. Se le extrajo un "adenoma folicular". Euforia en Olivos. La Presidenta se repone rápido
7 de enero de 2012
Cristina Kirchner se sale de la vaina por volver al ruedo político tras ser operada de un tumor en la glándula tiroidea.

Tras ser dada de alta del Hospital Austral, en Pilar, la jefa de Estado continuará su recuperación en la residencia presidencial de Olivos.

El último parte médico fue muy optimista: "El estudio histopatológico definitivo constató la presencia de nódulos en ambos lóbulos de la glándula tiroides, pero descartó la presencia de células cancerígenas, modificando el diagnóstico inicial", indicó el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.

El vocero agregó que la "histología fue informada como adenomas foriculares, por lo que de acuerdo a este favorable diagnóstico el equipo médico consideró que el tratamiento aplicado es suficiente, no siendo necesario la administración de yodo radioactivo".

La Presidenta completó el viernes una recuperación satisfactoria: le quitaron la vía endovenosa, el drenaje de la herida y los chequeos clínicos resultaron normales.

Como ocurrió durante sus tres días de internación, al mediodía, el secretario de Medios y vocero, Alfredo Scoccimarro, leyó un parte médico que indicó una evolución sin complicaciones. Se aguarda que la Presidenta se instale en Olivos, donde puede ser asistida rápidamente ante cualquier complicación.

Días antes de internarse, la propia jefa del Estado había manifestado en su entorno la intención de descansar en El Calafate. Esa alternativa parece lejana, por lo menos, durante esta semana.

En la residencia de Olivos estará monitoreada por los doctores Luis Buonomo y Ricardo Ballesteros, de la Unidad Médica Presidencial. Además, tendrá la vigilancia permanente del equipo del sanatorio donde fue intervenida, encabezado por Pedro Saco, el jefe de Departamento de Cirugía. Si bien Cristina Kirchner se interiorizó en asuntos de gestión, nadie le acercó problemas para resolver. En su entorno destacan que está de buen ánimo luego de la tiroidectomía total, esto es, la extirpación completa de la glándula tiroides.