Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Joven británica tiene dos váginas
Una británica de 27 años posee una malformación tan insólita como llamativa. Tiene dos úteros, dos cérvix y otros tantos sexos femeninos
12 de enero de 2012
Una británica de 27 años posee una malformación tan insólita como llamativa. Tiene dos úteros, dos cérvix y otros tantos sexos femeninos

Contó que perdió la virginidad "dos veces" y que si una mujer quiere "echarle un vistazo, se lo enseño sin problemas".


Hazel Jones es una guapa joven británica de 27 años con una rara condición: tiene dos úteros, dos cérvix y dos vaginas. La razón de esta anomalía es que Hazel convive con una malformación congénita denominada útero didelfo, pero en su versión más insólita, que afecta a una de cada millón de mujeres.


Una circunstancia a la que no puso nombre hasta los 18 años. En la pubertad sufría fuertes calambres y abundantes hemorragias durante la menstruación, pero no fue al médico hasta que su novio de entonces le dijo que tenía algo diferente en sus genitales.


"Desde que lo sé, se lo cuento a todo el mundo. De hecho, si una mujer quiere echarle un vistazo, se lo enseño sin problemas. No es algo que me avergüence", confesaba la joven este miércoles en el magazine matinal This morning de la cadena británica ITV.


Debido a su extraña condición ha vivido situaciones tan extraordinarias como perder la virginidad "dos veces", según reveló durante la entrevista. Además, los médicos le han advertido que tendrá que ser cuidadosa cuando quiera concebir porque tiene un mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo, parto prematuro o hemorragias durante la gestación. Y, si se queda embarazada, deberá evitar quedarse en estado al mismo tiempo en el otro útero.


A pesar de estas contraindicaciones, Hazel no ha querido operarse para corregir esta malformación porque el postoperatorio es "muy desagradable y deja una gran cicatriz". Tampoco parece tener problemas en otros aspectos: "Mi vida sexual es estupenda".