Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Irán acusa a Mosad y CIA por asesinato de científico
"Este asesinato cobarde fue cometido con la planificación o el apoyo de los servicios de la CIA y del Mosad", declaró Jamenei, en un mensaje de pésame a la familia del científico
12 de enero de 2012
El guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, acusó el jueves a la Agencia de Inteligencia Estadounidense (CIA) y a los servicios secretos israelíes (Mosad) de estar detrás del asesinato de un científico en Teherán el miércoles, en plena crisis entre Irán y Occidente sobre su programa nuclear.

Al mismo tiempo, el presidente del parlamento iraní, Alí Larijani, afirmó que Irán está listo para "negociaciones serias" con las grandes potencias del grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania) sobre su programa nuclear "pacífico".

"Este asesinato cobarde, cuyos autores no se atreverán nunca a reconocer su crimen abominable y aceptar la responsabilidad, fue cometido al igual que los otros crímenes, con la planificación o el apoyo de los servicios de inteligencia de la CIA y del Mosad", declaró Jamenei, en un mensaje de pésame a la familia del científico.

Algunos diarios conservadores iraníes pidieron represalias contra Israel.

"Bajo la ley internacional, es legal llevar a cabo represalias por el asesinato del científico nuclear", sostuvo el diario Keyhan en un editorial. "La República islámica ha logrado mucha experiencia en 32 años, por lo tanto, es posible asesinar a jerarcas y militares israelíes", agregó.

La reacción del gobierno iraní fue también de cólera, pero más prudente.

En una carta pidiendo una enérgica condena del Consejo de Seguridad de la ONU, dijo que tenía pruebas de que "intereses extranjeros" estaban tras la muerte del científico Mostafa Ahmadi Roshan, de 32 años.

El subdirector de la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz murió cuando dos hombres en una motocicleta se detuvieron junto a su automóvil, atrapado en un embotellamiento de tráfico en Teherán, colocando una bomba magnética que lanzó una mortífera explosión hacia el interior del vehículo.

Ese ataque fue similar a otros cuatro que tuvieron lugar en Teherán en los dos últimos años.

Tres científicos, de los cuales por lo menos dos también trabajaban en el programa nuclear iraní, murieron, mientras que otro escapó justo a tiempo.

Este último ataque dominaba los medios de comunicación el jueves. "Venganza occidental después de que Irán anunciara 20% de enriquecimiento", tituló en su primera página Qods.

Este periódico se refería a la activación de una segunda planta de enriquecimiento de uranio, en un búnker fortificado bajo la montaña en Fordo, al sudoeste de Teherán, que fue confirmada el lunes por la Agencia Internacional de Energía Atómica.

El miércoles, el vicepresidente Mohamad Reza Rahimi, el ministerio de Relaciones Exteriores y otros responsables dijeron que Israel y Estados Unidos eran los culpables del atentado.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, se encuentra actualmente en Ecuador, última etapa de una gira latinoamericana que ya le llevó a Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Las autoridades israelíes guardaron silencio respecto a dicho atentado, pero los medios israelíes subrayaron comentarios del jefe del estado mayor de Israel, el teniente general Benny Gantz, quien afirmó un día antes del atentado que 2012 sería un año crítico para Irán, en parte porque a ellos los iraníes "les ocurren cosas en una forma que no es natural".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, hablaron por teléfono en la noche del jueves sobre las crecientes tensiones con Irán, informó la Casa Blanca.

La secretaria de Estado Hillary Clinton había negado "categóricamente" el miércoles que Estados Unidos pudiera estar involucrado de alguna manera en ese atentado.

Sin embargo, los poderosos Guardianes de la Revolución afirmaron que "las acciones terroristas contra nuestros científicos nucleares y expertos son una conspiración de Estados Unidos y los sionistas", refiriéndose a Israel.

La tensión entre Irán y Estados Unidos aumentó después de que esta semana un tribunal iraní condenó a la pena de muerte a un ex infante de marina estadounidense-iraní que encontró culpable de espiar para la Agencia Central de Inteligencia (CIA) norteamericana, y la captura el mes pasado de lo que calificó de un avión no tripulado de la CIA.

Otro contencioso importante es el estratégico Estrecho de Ormuz, crucial para el transporte marítimo de petróleo, donde Irán anunció nuevas maniobras militares en las próximas semanas si se lleva a cabo un ataque o se aplican nuevas sanciones.