Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Crucero: estaba dentro de una caja y se salvó
Una joven inglesa que era parte de un número de ilusionismo estaba dentro de una caja cuando el buque comenzó a hundirse. Esta es su historia
17 de enero de 2012
Para Rosalyn Rincon era una situación normal, en un día de trabajo común y corriente. Pero quizás no era el mejor lugar para estar cuando un barco empieza a hundirse: dentro de una caja, como parte de un acto de magia.

La bailarina inglesa de 30 años formaba parte del equipo de entretenimiento del crucero Concordia, que el viernes en la noche se accidentó cerca de la isla italiana de Giglio, donde doce personas murieron hasta el momento y otras 24 se encuentran desaparecidas.

Apenas pudo salir de la caja y escapar del buque, Rosalyn llamó a su madre Claire para avisarle que estaba a salvo.

Claire Rincon al principio no le creyó. Pensó que se trataba de un problema menor y que su hija estaba siendo demasiado dramática. "Sonaba algo histérica", recuerda Claire.

Pero cuando su hijo le dijo que debía irse porque el barco se estaba ladeando y cortó la comunicación, Claire se quedó blanca como una "hoja de papel". Y así permaneció toda la noche, sin ninguna noticia hasta la mañana siguiente.

Durante la noche los medios de comunicación llevaron las noticias, pero no la tranquilidad. No sabía nada de Rosalyn.

En la mañana sonó el teléfono. No era su hija. Era el novio de ésta, que también viajaba y trabajaba en el barco como oficial ingeniero.

Rosalyn había logrado salir del barco. Afortunadamente para Claire, su hija no figura entre los 6 fallecidos de ese momento. Ni tampoco entre los 30 desaparecidos.

Por la noche la tranquilidad fue total para los Rincon. Rosalyn pudo llamar a su madre. "Debe haber estado en el agua en algún momento, dado que me dijo que estaba toda mojada", explicó la madre.

No sólo tranquila, sino orgullosa también, explicó que su hija y otros miembros de la tripulación se aseguraron de que los pasajeros hubiesen salido del barco antes de abandonarlo ellos mismos.

Esta vez, escapar de las dificultades representaba mucho más que un show de ilusionismo. En esta huida iba la vida misma. Y el truco salió bien.