Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"Vuelva a bordo, carajo", la remera que hace furor
El capitán del puerto que ordenó a Schettino volver al crucero, se convirtió en un penoso nuevo ídolo. Una remera se vende como el pan
18 de enero de 2012
Si el hombre más denostado de Italia es ahora Francesco Schettino, el cobarde comandante del crucero Costa Concordia, el ídolo (y antítesis) es Gregorio De Falco, el capitán de la guardia costera de Livorno que durante la noche del naufragio le ordenó volver a subirse a la nave, su deber, en un llamado telefónico escalofriante, cuyo audio dio la vuelta al mundo.

"Vuelva a bordo, carajo!" (en italiano, "Vada a bordo, cazzo!") , el grito que le pegó durante ese diálogo tormentoso, que dejó alucinada a la opinión pública italiana -y de todo el mundo-, de hecho, se ha vuelto una suerte de mito en la web. El grito refleja un comportamiento ejemplar, ante otro, el de Schettino -bajo arresto domiciliario en su casa de Sorrento-, que es vergonzoso.

Desde que el martes se difundió el impactante audio, hace furor en la web una remera con la leyenda "Vada a bordo, cazzo!".

Asimismo, el hashtag #vadaabordocazzo, dominó Twitter, donde el capitán De Falco se convirtió en un héroe, frente al villano y vil comandante que provocó el trágico naufragio del Costa Concordia. "Gracias al cielo en Italia para cada Schettino también hay un De Falco", escribían los usuarios. En un dato para destacar, tanto Schettino, de 52 años, y De Falco, de 46, son napolitanos.

Lo cierto es que el "Vada a bordo, cazzo", que aún resuena hoy en noticieros de TV y radios, aparece ahora como un símbolo que en cierta forta intenta rescatar la imagen de Italia, tan dañada por el comportamiento fanfarrón y vil de Schettino.

Este causó la tragedia del Costa Concordia porque se acercó demasiado a la costa de la isla del Giglio para hacer la "reverencia" (un tradicional saludo marinero, que nunca llegó a hacer) en honor a un amigo oriundo de allí. Una vez causado el desastre, cuando el gigantesco crucero que chocó contra una piedra que estaba perfectamente señalada en los mapas náuticos, el hombre minimizó el asunto, lanzando tarde el SOS, y para peor, abandonó a miles de pasajeros, entre los cuales discapacitados, ancianos y niños.

De Falco, la antítesis de Schettino, pese a haberse convertido en el nuevo ídolo de los italianos, prefiere no figurar. "No soy un héroe... Traté de hacer mi deber, lo correcto. Podíamos haber salvado a todos los pasajeros del Concordia", aseguró manteniendo un bajísimo perfil, a sabiendas de que, en toda esta historia, no hay nada para celebrar..