Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Fuerte suba del déficit por intereses y más gasto
Llegó a $ 30.000 M, el nivel más alto desde el 2003. Se pagaron intereses por $ 30.600 M. Hubiese llegado a $ 54.000 M si el Tesoro no usaba plata del BCRA y la ANSeS
25 de enero de 2012
El segundo mandato de Cristina Fernández arrancó con el déficit fiscal más alto desde que el kirchnerismo llegó al poder en el 2003.

Las cuentas públicas de 2011 cerraron con un déficit financiero -la diferencia entre gastos e ingresos después del pago de los intereses de la deuda- de $ 30.662,9 millones.

El desequilibrio hubiese sido de $ 54.052,6 millones si no se contabilizaran como ingresos corrientes los fondos provenientes del Banco Central y la ANSeS. El déficit financiero de 2011 fue tres veces mayor al que estimó el Gobierno cuando difundió el proyecto del Presupuesto 2012, a fines de septiembre pasado. Lo estimaba en $ 11.773,8 millones, pero terminó superando los $ 30.000 millones. El saldo también fue completamente diferente al de 2010, cuando el Tesoro terminó con un superávit financiero de $ 3.035 millones.

El rojo de las cuentas públicas del año pasado hubiera sido mayor si el Gobierno no contabilizara como ingresos corrientes los $23.389,7 millones que utilizó de las utilidades de la ANSeS y del Banco Central . Estos dos organismos habían girado durante 2010 $32.133 millones.

El vicepresidente, Amado Boudou, -sin hacer mención a aquellas cifras- intentó justificar este saldo al asegurar que el resultado es producto de las políticas de “desendeudamiento” que llevó adelante el Gobierno. El Tesoro pagó durante el año pasado $35.590 millones en concepto de intereses de deuda (61% más que en 2010), y el incremento se dio principalmente porque el Gobierno tuvo que hacer frente al pago del Cupón PBI.

“Argentina vivió durante décadas sobre una bicicleta financiera que pagó la población y que se cortó con Néstor Kirchner y que se profundizó durante el Gobierno de la Presidenta”, sostuvo en una conferencia de prensa que se organizó en el Ministerio de Economía. Boudou también pidió analizar este saldo “en un contexto de altísima volatilidad y lento crecimiento de la economía mundial” .

“Los números de la economía están en orden”, estimó el actual titular del Palacio de Hacienda, Hernán Lorenzino. Durante su primera conferencia desde que asumió al frente de Economía, Lorenzino destacó que el superávit primario, antes del pago de intereses de deuda, fue de $ 4.920,6 millones. Pero en 2010, el superávit primario había alcanzado los $ 25.082 millones. Otro signo del deterioro fiscal progresivo.

El Gobierno ya comenzó a aplicar políticas para bajar el gasto público, como la reducción de subsidios a los servicios de energía y transporte y la revisión de los sueldos de 300 mil estatales.

Con estas medidas de ajuste fiscal, los funcionarios aspiran cumplir con la meta establecida en el Presupuesto 2012: lograr un superávit primario de $ 46.255 millones y uno financiero de $ 1.446 millones.