Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Djokovic venció a Nadal en final épica
En la final más larga de la historia del Grand Slam, el serbio ganó en cinco sets luego de casi 6 horas de juego, y se llevó el tercer Abierto de Australia de su carrera
29 de enero de 2012
El tenista serbio Novak Djokovic, número 1 del mundo de la ATP, venció de manera increíble al español Rafael Nadal, número 2, por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7 (5-7) y 7-5, en una maratónica final, que duró 5 horas y 53 minutos, para quedarse con el Abierto de Australia 2012.

Esta fue la final más larga de la historia de un Grand Slam, en la que se terminó imponiendo el serbio de 24 años, quién así obtuvo su quinto Grand Slam, el tercero en forma consecutiva, luego de haber festejado en Wimbledon y Estados Unidos, ambos en 2011.

Además, Djokovic consiguió su séptimo éxito en fila ante el mallorquín, de 25 años, quien no triunfa ante el serbio desde el Masters de Londres 2010, cuando lo hizo por 7-5 y 6-2.

Pese a ello, Nadal continúa encabezando la estadística entre sí, pues aventaja todavía a Djokovic, por 16-14.

En el primer set, el español se mostró más sólido y su firme, con su zurda manejando distintos ángulos y generando daño con sus pelotas profundas. Por eso, Nadal se quedó con el parcial por 7-5. Pero, `Nole` reaccionó en el segundo y tercer capítulo.

Exhibió en ese tramo los atributos que lo llevaron al pináculo del tenis mundial. Obligó a su adversario a jugar muy atrás y a fallar varios tiros desde el fondo.

Entonces, Djokovic dio vuelta el marcador y ganó sucesivamente por 6-4 (después de una polémica con el juez Pascal María por un saque largo del español en el punto decisivo) y 6-2.

Más allá de que ambos se prodigaban de manera notable, el camino parecía allanado para el serbio, cuando ganaba por 4-3 en el cuarto segmento y llevaba una ventaja de 0-40 con el saque del español.

Pero Nadal, con ese espíritu que lo caracteriza, con esa fuerza de voluntad para sobreponerse a situaciones adversas, volvió a vivir: recuperó la desventaja, se quedó con el game y niveló la pizarra (4-4). `Rafa` estaba dispuesto a seguir dando batalla.

Y el tenista nacido en Manacor se sobrepuso a una instancia más: en el tie break del cuarto set, cuando estaba 3-5 abajo, encadenó cuatro puntos seguidos (el último con una derecha larga del serbio) y llevó la lucha a un quinto y decisivo parcial.

En el tramo definitorio, a pesar de que el cansancio se adueñó de ambos, los dos entregaron lo mejor de su variado repertorio.

Parecía que el partido quedaba en manos de Nadal (y de paso cortaba la frustrante racha adversa con `Nole` en estos últimos doce meses), cuando el español quebró el servicio del rival, tomó distancia 4-2 y disponía de su saque.

Pero Djokovic, con esa mentalidad ganadora que lo elevó a la cima del tenis mundial, no se dio vencido "ni aún estando vencido".

Por eso, el tenista serbio recuperó el quiebre (estaba 15-30 abajo, cuando Nadal falló un revés que se le fue largo) y emparejó un partido que, a esa altura, ya era record.

Porque la final disputada hoy en Melbourne se erigió en la más larga de un Grand Slam en toda la historia de la era moderna.

El anterior registro databa de la definición que protagonizaron el sueco Mats Wilander y el checo Ivan Lendl, en el Abierto de Estados Unidos 1988 (4 horas y 54 minutos).

El encuentro estuvo, en el cierre, para cualquiera de los dos. Cuando el partido asomaba igualado 5-5 en el último set, Djokovic aprovechó esa "fuerza interior" ligeramente superior a la de Nadal, para quebrar el servicio del mallorquín y pasar a ganar por 6-5.

En el último game, el serbio definió el pleito con una derecha y consiguió, de este modo, el tercer Abierto Australiano (anteriormente había festejado en 2008 y 2011) y el título 29 de su campaña.