Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Mujica advirtió que "el Mercosur está estancado”
El presidente uruguayo dijo que el bloque "no tiene la fluidez de una relación natural" y criticó que “funciona medio que movido a llamadas telefónicas” cuando existen dificultades
30 de enero de 2012
El presidente de Uruguay, José Mujica, aseguró que el Mercosur se encuentra “estancado” y admitió que el bloque “no tiene la fluidez de una relación natural” y que “funciona medio que movido a llamadas telefónicas” cuando existen dificultades.“Si nadie golpea la puerta para entrar (al bloque), esa es la mejor señal de que estamos estancados”, planteó Mujica en una entrevista al diario Folha de Sao Paulo.

Para el mandatario uruguayo, “el Mercosur en cuestión de intercambio está muy bien”. “A pesar de las dificultades, creció, pero no tiene garantía institucional. Funciona un poco movido por llamadas telefónicas, con la gestión de las cancillerías cuando se tiene una dificultad aquí o allá”, reconoció al diario brasileño según consignaron agencias de noticias internacionales.

Según su visión, el bloque integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay “no crece porque para crecer tenía que ser muy tangible la visión de afuera de que es un buen negocio entrar al Mercosur”.

El Mercosur, que cumple 20 años, recibió en 2011 la solicitud de ingreso de Ecuador. En la última cumbre de diciembre, la institución decidió subir transitoriamente las alícuotas a las importaciones con origen fuera del bloque por “encima del Arancel Externo Común (AEC)” para mitigar los “desequilibrios comerciales derivados de la coyuntura económica internacional”.

Mujica se refirió también a la postura de Uruguay frente a la posibilidad de juzgar delitos cometidos durante la dictadura (1973-1985) y rechazó que pueda constituir un modelo para Brasil debido a las diferencias entre ambos países.

“Nosotros no tuvimos otra alternativa que no fuera revisar ese proceso que fue muy duro para la Historia de Uruguay. Pero no piense que es simple o fácil. En cuanto uno quiere juzgar cuál es el inicio y el fin, otro quiere superar lo que pasó”, dijo el presidente uruguayo.

“Todavía es una medida muy fuerte. Hay ciertos recuerdos que perduran en el tiempo y lo peor es correr el riesgo de formar una nueva generación con las pasiones y las inclinaciones de la vieja generación”, razonó.