Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de agosto de 2019
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Masivo repudio al golpe de Estado de 1976
Al cumplirse 36 años del inicio de la dictadura más sangrienta de la historia argentina, decenas de miles de personas se movilizaron en distintos lugares del país
24 de marzo de 2012
A 36 años del inicio de la dictadura más sangrienta de la historia argentina, que derrocó a la presidenta peronista Isabel Perón con apoyo de sectores cívicos y un ala ultra de militaes, decenas de miles de personas se movilizaron en todos el país para expresar su repudio.

La marcha más convocante fue a Plaza de Mayo, donde hubo reclamos de justicia y castigo a los responsables de la represión, la tortura y la muerte, y también se produjeron enfrentamiento entre grupos que se disputan el beneficio de los abundantes planes sociales que distribuye el gobierno kirchnerista ente distintas agrupaciones piqueteras.

También se pidió la aparición con vida de Jorge Julio López, el valiente testigo que denunció la represión y se convirtió luego en el primer desaparecido político durante el gobierno kirchnerista.

Hubo punto de tensión cuando las organizaciones que manifestaban exigieron la derogación de la Ley Antiterrorista impulsada por la presidenta Cristina Fernández, a pesar de intentar posicionarse como la líder que más hizo para defender los derechos humanos.

Organizaciones de la sociedad civil, partidos políticos, movimientos de militantes, entre otros, celebraron además actos y jornadas por la memoria, verdad y justicia en las principales ciudades del país. Las actividades habían arrancado anoche con una vigilia de las Madres de Plaza de Mayo en la sede de la fundación, donde inauguraron el bar "El Revolucionario".

El Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), encabezado por el Premio Nobel de la Paz 1980, Adolfo Pérez Esquivel, marchó desde el Congreso de la Nación hacia Plaza de Mayo. Su consigna fue "por los Derechos Humanos de ayer y de hoy". También reclamó la derogación de la Ley Antiterrorista kirchnerista, una iniciativa que genera confusión sobre sus potenciales alcances y aplicaciones.

Participaron en diversas demostraciones de repudio al golpe Abuelas de Plaza de Mayo, Madres Línea Fundadora, asociaciones de familiares de detenidos-desaparecidos, la organización HIJOS y otras entidades de derechos humanos se concentraron en 9 de Julio y Alsina, desde donde marcharon a la Plaza de Mayo.

La presidenta Cristina Fernández no participa de los actos y decidió viajar a El Calafate, donde realizó su conmemoración utilizando palabras de su fallecido esposo, el ex presidente Néstor Kirchner.