Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
17 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Mujica: "La reelección es monárquica"
Lo afirmó el presidente del Uruguay. Explicó que desde su cargo hizo todo lo posible para hacer menos “reverenciada” a la presidencia
6 de enero de 2013
José Mujica, presidente del Uruguay y ex guerrillero tupamaro que sufrió severas torturas, demuestra cada día que pasa dotes de estadista, con su humildad admirable.

Ubicado, el presidente uruguayo dijo a la prensa norteamericana que la reelección consecutiva es un acto monárquico.

Mujica habló con un periodista de The New York Times en una muy relajada charla realizada en la cocina de su casa y compartiendo su mate. “No voy a hacer un carajo” respecto de las encuestas, lanzó Mujica durante la inusual entrevista, durante la cual se destacó la austeridad en medio de la cual vive el más alto funcionario del Uruguay.

Mujica repudió la reelección consecutiva de Venezuela o Nicaragua, al considerarla un desvío “monárquico”.

La posibilidad de la reelección está prohibida por la Constitución uruguaya, como también lo está en de Chile.

Para Mujica, “los líderes electos tienen que tomarse un respiro”.

Dijo que durante su mandato hicieron "todo lo posible para hacer de la presidencia algo menos reverenciado”.

Mujica le dijo al New York Times que la reelección es monárquica

Y aseguró que hizo todo lo posible para hacer menos “reverenciada” a la presidencia.

El presidente de 77 años “nunca usa corbata y donó alrededor del 90 por ciento de su salario a un programa habitacional para los pobres”, escribió el diario.

El mandatario, recuerda luego, se negó a vivir en la residencia del gobierno reservada para los Jefes de Estado, la opulenta mansión Suárez y Reyes en Montevideo, que cuenta con un equipo de 42 personas para asistir a sus huéspedes.

La única “fortuna” que declara el presidente son 1.800 dólares, que es el valor de su automóvil personal, un vetusto Volkswagen Beetle del año 1987, que tiene estacionado en el garage de su finca.