Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Las reservas cayeron en U$S 9.000 millones
En los dos últimos años. Pese a las restricciones cambiarias, bajaron por segundo año consecutivo. En los últimos dos años, un 17 por ciento
6 de enero de 2013
Pese a las restricciones cambiarias, por segundo año consecutivo cayeron las reservas internacionales (US$ -3.100 millones). En los últimos dos años el stock de reservas se redujo en casi US$ 9.000 millones (-17%), según un informe de la consultora Ecolatina. Otro factor a tener en cuenta es que como los agregados monetarios continuaron creciendo fuertemente (por la asistencia del BCRA al Tesoro) la cobertura de las reservas de los agregados cayó fuerte, indicando que el riesgo cambiario (no en el mercado Oficial pero sí en el paralelo) está latente.

El frente cambiario de 2013 aparece menos tensionado: habrá una mayor entrada de agrodólares y se ahorrarán US$ 3.000 millones por el no pago del cupón del PBI, según Ecolatina. Sin embargo, los agrodólares financiarán compras externas, ya que el repunte del crecimiento esperado para 2013 requiere de mayores importaciones de energía e insumos. De hecho, no proyectamos una suba del superávit comercial.

Además, el resto de la cuenta corriente seguirá mostrando un déficit que puede profundizarse. Los rubros más relevantes son el de turismo y utilidades (puede haber un incremento marginal).

La buena noticia es que luego de dos años las reservas dejarán de caer y con el mercado cambiario bajo control el BCRA continuará administrando el Dólar oficial. Estimamos que lo seguirá acercando a la dinámica de precios y salarios, cerrando 2013 en $/US$ 5,75/5,85 (+18%/+20% interanual). El principal riesgo es que como persistirá el sesgo expansivo de los agregados monetarios, volverá a caer la cobertura.

Esto implica que el riesgo cambiario seguirá latente en 2013. De hecho el año arrancó con un salto de la brecha con las cotizaciones informales.