Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cristina atacó a Macri y a Scioli, sus posibles rivales
La presidenta, en campaña permanente, atacó al jefe de Gobierno por pretender subir las tarifas de subte, y a Scioli por su proyecto fallido de aplicar una tasa sobre los combustibles
10 de enero de 2013
La presidenta Cristina Fernández demostró hoy que está en campaña permanente y salió a cuestionar a sus dos potenciales rivales en el juego político argentino.

A uno, el jefe de Gobierno porteño, lo denostó con nombre y apellido, y al otro, el gobernador Daniel Scioli, lo atacó con mayor sutileza.

La jefa de Estado aprovechó otro acto en cadena nacional para exigir a "gobernadores e intendentes" que eviten aumentos de tasas y tarifas.

Cristina atacó a aquellos que "quieren ser presidentes o gobernadores", en un mensaje dirigido directamente a Macri, Scioli -presente en el acto- y al gobernador cordobés José Manuel de la Sota.

La presidenta castigó a Macri por pretender aumentar más las tarifas de subte, y hasta le enrostró que su padre, Francisco, fue beneficiado con la estatización de sus deudas en 1982 cuando era dueño de Socma y la automotriz Sevel.

"Yo le recomendaría que hable con su papá, porque Sevel y SOCMA fueron dos de las empresas cuyas deudas fueron estatizadas en 1982", disparó la jefa de Estado aprovechando la cadena nacional.

Antes de partir de gira al exterior, previo paso por La Habana para tratar de ver al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, la jefa de Estado dijo: "Yo sé que mucha gente tiene ganas de ser presidente ogobernador pero el mejor ejemplo que pueden dar es no hacer esas cosas, porque si se hacen esas cosas de intendente o gobernador, las que se pueden llegar a hacer de presidente".

Cristina, que acaba de autorizar aumentos en tarifas de luz y gas, y en trenes y colectivos, les sugirió a los mandatarios utilizar una estrategia de "gradualismo" para aumentar tarifas.

También defendió la política de subsidios que viene aplicando el kirchnerismo y que generaron distorsiones en la economía y una madeja que será muy difícil de desenrrollar para quien la suceda en el 2015, ya que ella no puede ser reelecta otra vez porque la Constitución Nacional se lo impide.

Cristina dijo que "el subte a 3,80 pesos me parece una barbaridad porque va a afectar a miles de personas que utilizan ese servicio. Si en el mundo se cobrara exactamente lo que cada servicio vale las economías estallarían".

"Nosotros estamos poniendo mucho en la demanda, si al mismo tiempo le suben a la gente el transporte de manera desorbitada es un error. Podemos articular una política más racional", propuso. A Macri también le enrostró que la Nación compró "40 vagones" para la Línea A de subtes que el Gobierno porteño renovará.

"Cuando vi al señor jefe de Gobierno sentado en uno de estos vagones me hubiera gustado un guiño de ojo como diciendo 'gracias'", chicaneó Cristina.