Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
¿Al periodista hincha de Racing lo mataron?
El cuerpo de Nicolás Pacheco, el joven que falleció en la pileta de Villa del Parque, tenía varios golpes, contusión y fractura de cráneo. ¿Quién fue?
26 de enero de 2013
La muerte del hincha y periodista de Racing Nicolás Pacheco fue producto de un crimen.

El joven de 32 años que apareció muerto en la pileta de la sede que Racing tiene en Villa del Parque, sufrió una fractura de cráneo, además de politraumatismos, contusión y hemorragias meningoencefálicas. Además, no se encontró agua en sus pulmones, lo cual indicaría que, al caer en la pileta, Pacheco ya había muerto.

El estudio no precisó si las lesiones que tenía el joven pudieron haberse dado en el marco de un crimen.

Los tres amigos que compartieron el asado con Pacheco dieron su testimonio, y también el encargado de la sede, Rubén Guevara.

Por otra parte, los amigos también fueron sometidos a pericias para determinar si tenían algún tipo de lesión compatible con una pelea. “Fue un desafortunado accidente” , dijo. El hombre, que prefirió reservar su identidad, contó: “Lo que yo puedo aseverar es que ante mis ojos no sucedió absolutamente nada” .

“Fue una noche normal. En ningún momento hubo una discusión entre nosotros”, aseguró.

Y precisó: “Estábamos planificando el viaje para ir a ver a Racing a Mar del Plata (jugó contra River, el jueves) . En un momento determinado, salimos con otro de los pibes al baño a comprar cosas a un quiosco. Cuando estábamos saliendo vimos que Nicolás subía la escalera, como para ir a la pileta. El otro chico estaba mirando su celular. Y cuando volvimos, lo encontramos a Nicolás en la piscina, ya muerto”. Luego de la compra en el quiosco, el testigo relató que volvió a la sede pero no notó nada que lo hiciese pensar en una pelea. La incógnita que no salvó su testimonio es si, al momento de ausentarse, pudo pasar algo entre Nicolás y el otro joven que estaba en el club en ese momento. “ Yo te hablo de lo que vi, pero creo imposible que haya pasado algo entre ellos. No había síntomas de pelea en el lugar”.

Según fuentes del caso, sus amigos contaron que, al darse cuenta que Nicolás no aparecía, comenzaron a buscarlo y llamaron a su celular. El teléfono apareció en la campera del joven, en el quincho, y tenía registradas esas llamadas. Al verlo en la pileta, fueron a buscar al sereno para que les abriera y poder rescatarlo. Pero ya era tarde.