Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Mujer de Kicillof: "Los que abuchearon eran fachos"
La esposa del viceministro habló sobre el escrache que su familia sufrió a bordo de un Buquebus y dijo que provino de un sector "con preferencias ideológicas particulares"
10 de febrero de 2013
Soledad Quereilhac, la mujer del viceministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, responsabilizó a un "público particular, con preferencias ideológicas y económicas particulares" y apuntó contra un "cierto inconsciente bastante facho".
El domingo pasado, Kicillof y su familia -incluidos sus hijos- debieron ser refugiados en la cabina del comandante de un Buquebus por la reprobación de un grupo de personas, Quereilhac habló sobre ese "angustiante" hecho.


En declaraciones al diario Perfil, la mujer aclaró que no fueron a pasar el fin de semana con su familia en una "mansión de dos pisos", sino una casa de verano "de medio pelo".


"Fue un público particular, con preferencias ideológicas y económicas particulares. Lo que han hecho habla más de ellos que de nosotros", dijo la mujer del viceministro de Economía para hablar de los responsables.


Quereilhac apuntó también contra los medios de comunicación, que "contribuyen al clima social porque hablaron de unas polémicas vacaciones".


"Quisieron hacer una operación sobre nuestra casa, dijeron que era una mansión de dos pisos y es de medio pelo, muy modesta y sencilla", señaló.


De todos modos, aclaró que la prensa no tiene "la culpa directa", sino que "la culpa es de la gente que tomó la decisión de hacer eso delante de menores de edad y de una familia en un ámbito cerrado".


"Nos gritaban 'que se bajen, que se bajen'. Eso tiene dos interpretaciones, el delirio del que no observó que estábamos en un barco y no podíamos bajar... Hay un cierto inconsciente bastante facho, por pedirle a una familia que se tire al río", dijo Quereilhac, quien trabaja como profesora de Literatura Argentina en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.


Y concluyó: "Seguro que hay un montón de gente que no está de acuerdo con nosotros, pero nunca nos han puteado. Los que se nos acercan es para tirar buena onda".