Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Deterioro de reservas complica la economía
Apenas cubren el 70% de la Base Monetaria cuando en el 2007 esa relación era del 147%. La emisión y el gasto presionan sobre el frente cambiario y el dólar blue
4 de marzo de 2013
La fortaleza de la Argentina desde que Cristina Fernández asumió el gobierno muestra un fuerte deterioro que se va agudizando a medida que los poblemas de fondo no se resuelven.
La escalada del tipo de cambio en los mercados alternativos –contado con liquidación e informal– volvió a capturar la atención del público.

En el acumulado del año el contado con liquidación se incrementó 17% y el informal 15%. La brecha cambiaria pasó de 35% a 55%.

Este incremento respondería en parte a factores estacionales producto de la mayor demanda de divisas por parte del público en la época de vacaciones. En este contexto la autorización de AFIP para la compra de divisas se habría vuelto más restrictiva presionando la demanda en el mercado informal, indicó un informe de la consultora Ecolatina.

El aumento de la cotización en el mercado paralelo está en relación con la continua expansión monetaria que deteriora el balance del BCRA.

Las reservas, que se ubican en U$S 41.537 millones, cubren el 70% de la Base Monetaria, cuando en 2007 esta relación alcanzaba 147%.

El deterioro se extiende al resto de los agregados monetarios: en 2007 las reservas cubrían el 106% del M2 Privado y el 73% del M3 Privado mientras que en la actualidad estas cifras son de 51% y 35%, respectivamente. Además, la tasa de interés local dejó de reflejar la expectativa de depreciación, poniendo presión a los mercados de tipo de cambio alternativos.

Ecolatina alertó que "en un año electoral el BCRA continuará financiando el crecimiento del gasto. La clave para la estabilidad del monetaria y cambiaria estará en el grado de expansión que finalmente adquieran y en qué medida los pesos no deseados presionarán las cotizaciones alternativas". En este punto se plantea un dilema: intentar maximizar las chances electorales vía aumento del gasto y emisión, al costo de incrementar las presiones sobre los mercados de cambios alternativos, o bien llevar a cabo una política de gasto y emisión más austera para no generar un excedente de pesos no deseados.

Si bien el mercado de cambios se presentaría más holgado respecto del año pasado, las reservas permanecerían sin grandes cambios y las perspectivas de expansión del gasto y la emisión proyectados para un año electoral hacen difícil pensar en una brecha cambiaria en descenso.