Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Cristina destacó la "sencillez" del Papa
Tras el almuerzo que compartieron en el Vaticano, donde intercambiaron regalos, la mandataria dijo que el diálogo fue "fructífero e importante". Los detalles del encuentro
18 de marzo de 2013
La presidenta Cristina Fernández destacó hoy la la "sencillez" del papa argentino Francisco, tras compartir un almuerzo en el Vaticano durante el cual intercambiaron regalos y hasta la jefa de Estado recibió un beso del pontífice, que sigue actuando totalmente fuera del protocolo.

La jefa de Estado consideró al diálogo con el Papa de "fructífero e importante", y dijo que el Papa consideró "formidable el rol" que cumplen los "distintos gobernantes de América Latina" porque trabajan "unidos por la Patria Grande".

La jefa de Estado destacó los rasgos distintivos del nuevo jefe de la Iglesia Católica.

Antes del encuentro, el Sumo Pontífice se reunió unos minutos con Cristina y saludó a la comitiva oficial, según informó el Vaticano. Sin embargo, no se difundió el contenido del diálogo.

Según el portavoz de la santa sede, Federico Lombardi, se considera el encuentro como un "gesto de cortesía y afecto" hacia la jefa de Estado y al pueblo argentino. En las únicas imágenes que se difundieron, se pudo ver un diálogo informal y distendido en el que hubo un intercambio de regalos.

Cristina le regaló un equipo completo de mate, elaborado por integrantes del Plan Argentina Trabaja, mientras que él le obsequió una mayólica de bronces cuya decoración es la Plaza San Pedro. "Después nos tomamos unos mates", le dijo sonriente Bergoglio.

Una curiosidad ocurrió cuando la Presidente tocó el brazo del Sumo Pontífice y luego lo retiró inmediatamente, para luego preguntar: "¿Lo puedo tocar?". Bergoglio le explicó que "sí, claro" y la besó. "Nunca me había besado un Papa", dijo, emocionada, Cristina.

Francisco también le entregó el diploma conmemorativo del 30 aniversario del acuerdo del Beagle entre Argentina y Chile, tras la mediación de Juan Pablo II, en un gesto por la paz entre ambos países.

La jefa de Estado arribó este domingo al aeropuerto romano de Fiumicino, junto a una amplia comitiva de funcionarios, legisladores, dirigentes y empresarios locales, que asistirán el martes a la ceremonia de entronización de Francisco, el papa argentino.

La relación entre el exarzobispo de Buenos Aires y la Presidenta había sido tensa, sobre todo desde la legalización del matrimonio homosexual en 2010.

La mandataria arribó a El Vaticano con una amplia comitiva, con la que planea asistir el próximo martes a la misa de entronización del flamante líder de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

La delegación está integrada por el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti; el canciller Héctor Timerman; los referentes de la Comisión Episcopal Argentina, José María Arancedo y Carlos Accaputo; el diputado de la UCR Ricardo Alfonsín, y los representantes de la CGT oficialista, Antonio Caló, Omar Viviani y Omar Suárez.

La comitiva se completa con delegaciones del Congreso nacional, que incluyen al presidente de la cámara de Diputados, Julián Domínguez; el jefe del bloque oficialista, Agustín Rossi, y los senadores radicales Juan Carlos Marino y José Cano, además de los oficialistas Aníbal Fernández y Mario Colazo.

También integran el listado de la comitiva oficial el titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, y el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra.