Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"No tengamos odio, ni envidia, ni soberbia"
En su primera homilía como Pontífice Francisco pidió "responsabilidad" a los que ostetan poder e incluyó a la Iglesia en ese escenario. Pidió respeto por todos
19 de marzo de 2013
En un mensaje directo a los responsables del poder, el papa Francisco pidió ser "custodios de la creación" y aseveró que el "odio, la envidia y la soberbia ensucian la vida", en la homilía del inicio de su Pontificado.

"Quiero pedir a todos los que tienen puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social que seamos custodios de la creación, del designio de Dios inscripto en la naturaleza", dijo, ante la presencia de 132 delegaciones oficiales de distintos países del mundo.

"No dejemos que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de este mundo nuestro", agregó en la homilía, en italiano. "Recordemos que el odio, la envidia y la soberbia ensucian nuestra vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura", dijo el Papa.

"Esto significa respetar cada una de las criaturas de Dios y respetar el medio ambiente en que vivimos. Significa proteger a las personas, mostrando preocupación amorosa por cada persona, especialmente por los niños, los ancianos, los necesitados, que suelen ser los últimos en los que pensamos", dijo.

Luego, agregó: "Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servico humilde, concreto, rico de fe abrir los brazos para custodiar a todo el pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente a los más débiles", destacó y añadió que "sólo el que sirve con amor sabe custodiar".

"Hoy también, ante tantas nubes grises, hemos de ver la luz de la esperanza. Nosotros mismos debemos custodiar la creación. Cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor, en medio de tantas nubes, debemos llevar el calor de la esperanza. Y para el creyente, para nosotros los cristianos, como Abraham y José, la esperanza que llevamos tiene el horizonte de Dios", dijo.

El Papa centró su homilía en San José, patrono de la Iglesia, cuya fiesta se conmemora precisamente hoy, el día del inicio del nuevo pontificado. Francisco hizo hincapié que, al así como José protegió a María y a Jesús, todos los hombres deben apropiarse de esa misión.

"José custodia con discreción, humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad total", remarcó. "La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros los cristianos. Tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, y que nos pertenece a todos: custodiar toda la creación", completó más tarde.