Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El papa le pidió a Macri "unidad" de los porteños
Francisco respondió un mensaje de saludo que le hizo en su momento Macri. En una carta le pidió que trabajara para "la unidad de todos los porteños y para los postergados"
11 de abril de 2013
El papa Francisco le respondió al jefe de Gobierno Mauricio Macri la nota que en su momento le envió para saludarlo por su consagración como Pontífice y en la misma le pidió que "todos los habitantes de la Capital Federal trabajen unidos, en la construcción de una sociedad cada vez más fraterna, en la que nadie se sienta extraño o postergado".

El papa también se tomó un tiempo para reclamar y recordar a los más postergados de la sociedad en la ciudad: "No olvidemos, las preocupaciones de los trabajadores y sus familias, así como las esperanzas y las penas de las personas sencillas y humildes, muchas de ellas pobres y desfavorecidas, olvidadas a menudo al costado del camino."

A continuación, la carta que el Papa le envió al jefe de Gobierno porteño.

Señor Ingeniero Mauricio Macri:

He recibido gustoso la amable carta que, con ocasión de mi elección a la Sede de San Pedro, ha tenido a bien enviarme, en nombre propio y del pueblo de la querida Ciudad de Buenos Aires, y en la que me recuerdan que rezan por mí.

Sus palabras me han traído a la memoria un sinfín de nombres, el rostro de no pocos niños y ancianos, las ilusiones de tantos jóvenes y matrimonios, las preocupaciones de los trabajadores y sus familias, así como las esperanzas y las penas de las personas sencillas y humildes, muchas de ellas pobres y desfavorecidas, olvidadas a menudo al costado del camino. No podré olvidar aquellos años que pasé recorriendo y evangelizando los hogares, la calles, las villas y los barrios de esa populosa ciudad, sobre todo las visitas que hice a los hospitales y a las cárceles para encontrar a los que más sufren.

Correspondo a esta delicada atención, pidiendo al Señor que ilumine y acompañe con su gracia a todos los porteños, de modo que con el auxilio divino puedan ver cumplidas sus más nobles aspiraciones, y cooperen, todos unidos, en la construcción de una sociedad cada vez más fraterna, en la que nadie se sienta extraño o postergado.

Con estos sentimientos, y a la vez que ruego sigan encomendándome a la materna protección de Nuestra Señora de Luján, imparto con afecto la Bendición Apostólica, prenda de abundante dones celestiales.