Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Venezuela define al sucesor de Chávez
Con gran participación popular disputan la presidencia el actual mandatario provisorio Nicolás Maduro y el opositor Hernán Capriles
14 de abril de 2013
En un clima de calma y mucha participación ciudadano, comenzaron los comicios presidenciales en Venezuela en donde se elegirá al reemplazante del fallecido ex mandatario del país, Hugo Chávez.

Sin "ningún inconveniente", se abrió esta mañana la crucial elección presidencial a poco más de un mes de la muerte de Chávez, y en donde compiten el candidato oficialista, Nicolás Maduro, y el opositor Henrique Capriles que se disputan los votos de 19 millones de venezolanos.

El jefe del Plan República y del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, general Wilmer Barrientos, informó esta mañana que tanto en el interior de Venezuela como en las fronteras no se produjo "ningún inconveniente" en el inicio de los comicios.

Asimismo, dijo que en "todas las regiones estratégicas" las actividades se llevan con "completa normalidad" y agregó que el sector eléctrico está funcionado de "mil maravillas y esperamos que siga de esa manera".

El gobierno dispuso más de 100 mil efectivos militares del plan República custodian el país y especialmente los centros de votación, en los cuales cerca de 19 millones de venezolanos sufragarán para elegir al sucesor de Chávez.

En estos comicios, que tienen lugar seis meses después de que Chávez lograra su tercera reelección, parte como favorito el actual presidente encargado y candidato del chavismo, Nicolás Maduro.

De todos modos, sea quien sea el ganador, se enfrentará con un dramático escenario económico, tras 14 años de chavismo. Un crónico desabastecimiento de alimentos y medicinas, la inflación que roza el 30% y la devaluación del 80% que desde febrero a hoy pulverizó la moneda, alentó la fuga de divisas.