Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Reservas en el nivel más bajo en seis años
Por primera vez desde 2007 quedaron por debajo de los U$S 40.000 millones. El modelo de Cristina hace agua y crea cada vez más distorsiones
18 de abril de 2013
El modelo económico, capo cambiario mediante, amaga con complicar aún más la ya de por sí difícil vida de los argentinos. Con inversores huyendo del país, la gente desconfiando del peso y una fuga de capitales constante, las reservas internacionales del Banco Central cayeron hoy a 39.810 millones de dólares, en lo que representa el nivel más bajo en casi seis años.

Cristina Fernández, con su estilo confrontativo, su retórica soberbia y su política espanta inversiones, es la principal responsable de este presente delicado para las finanzas argentinas. El nivel de reservas del BCRA cayó 3.480 millones de dólares en lo que va del año y 12.844 millones con relación al récord del 26 de enero de 2011, cuando se ubicaron en 52.654 millones.

Ni siquiera los 700 millones de dólares de la soja que ingresaron la semana pasada pudieron paliar semejante desgaste del Banco Central, cuya presidenta Mercedes Marcó del Pont, no da en la tecla con la política monetaria, porque está demasiado supeditada a las necesidades de la Casa Rosada.

Las reservas cayeron 8 por ciento en lo que va de 2013 y un 24,4 por ciento en poco más de dos años. Encima, la caída en la cotización del oro le juega en contra a la Argentina. Para encontrar un nivel de reservas más bajo a los 39.810 millones de dólares hay que remontarse al 16 de mayo de 2007, cuando alcanzaron a 39.700 millones.

A diferencia de la Presidencia del fallecido ex presidente Néstor Kirchner, las reservas en los últimos dos años muestran una tendencia decreciente.

La baja se explica en parte por la caída en la cotización del oro en el mercado internacional y un desembolso por vencimiento de títulos públicos.