Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La Corte estuvo a punto de renunciar en bloque
La Reforma de la justicia puso en alerta a los integrantes del alto Tribunal. Habrían barajado la posibilidad de irse todos. Reuniones con CFK. Entretelones del acuerdo
26 de abril de 2013
Los integrantes de la Corte Suprema de Justicia estuvieron a punto de renunciar en bloque productor de la embestida oficial por la Reforma Judicial y tras largas discusiones y charlar integrantes del gobierno lograron modificaciones en el proyecto y así congelaron su extrema decisión.

Así se reveló este viernes en el diario La Nación donde se nombraron fuentes directas del Alto Tribunal que habrán dejado trascender mla interna creada por la propuesta del Kirchnerismo.

"Antes de ser una Corte Suprema sin autoridad, renunciamos todos…que se busquen siete Gils Carbó”, dijo -en voz alta y sin disimular el enojo -uno de los integrantes del máximo tribunal de la justicia argentina.


Esto habría sucedido tras una reunión en el palacio donde ya se había armado una acordada para una renuncia grupal de los siete actuales integrantes.

La decisión era unánime: “Si avanzan contra nosotros, renunciamos en bloque. Esta reforma termina con la justicia como poder independiente dentro del Estado”, aseguraba una de las juezas de la Corte.

Por su parte, otra de lo voces dentro de cuerpo, apuntaba: “Esto consagra la impunidad más absoluta en la historia argentina, si hoy ningún juez federal se le anima a ningún funcionario del Poder Ejecutivo, imaginemos lo que va a pasar de ahora en más”, replicaba uno de los ministros con mayor antigüedad.

El presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, había recibido decenas de llamados de solidaridad desde el exterior y hacia allí se disponía a viajar. “Contémosle al mundo que hay un gobierno en la Argentina que busca la suma del poder público”, le sugirieron al hombre de Rafaela.

La reunión seguía subiendo de tono. “Y si no tenemos éxito, nos queda la salida más digna: renunciamos en bloque y que la Casa Rosada se lo explique al mundo entero”, propuso el presidente de la Corte mientras el resto de los integrantes avalaba la iniciativa.

A partir de estos hechos, desde el mismo Tribunal surgió al decisión de intentar hablar con funcionarios de alto rango del Gobierno, y se planteó que directamente Lorenzeti hablará con al presidenta.

Inmediatamente comenzó una ronda de llamados entre Lorenzetti y Carlos Zannini, el superpoderoso funcionario del Ejecutivo y mentor del proyecto de avance sobre la Justicia.

Luego de varias marchas y contramarchas se produjo el llamado más esperado: Lorenzetti dialogó con Cristina, los dos intentaron que la sangre no llegara al río.

El Poder Ejecutivo, como muestra de buena voluntad, envió un nuevo proyecto de ley algo menos invasivo. El máximo tribunal no hizo público aún su desagrado frente al proyecto kirchnerista de colonizar la Justicia y archivó, por ahora, la posible renuncia en bloque.