Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"Báez era beneficiado en la obra pública"
La ex secretaria personal de Néstor Kirchner reveló las "ventajas" que tenía el empresario en las obras licitadas. Habló de los bolsos de dinero
6 de mayo de 2013
a ex secretaria del ex presidente Néstor Kirchner, Miriam Quiroga, señaló en declaraciones al programa de Jorge Lanata, que el empresario Lázaro Báez tenía grandes "beneficios" en las licitaciones que se realizaban en Santa Cruz, y si bien no confirmó que vio dinero en la Casa de Gobierno, si sostuvo que había "mucho manejos de bolsos que entraban y salían" del despacho presidencial.

Quiroga, quien trabajó con Kirchner desde antes de la campaña electoral de 2003 y luego ocupo un cargo con rango de subsecretaria de la Presidencia, también sostuvo que en la interna del gobierno a Cristina Fernández se la llamaba "la Bruja" y que cambió "sus hábitos con la gente" ya que antes "no le gustaba tener contacto con las personas".

La ex directora del área de Comunicación Presidencial, relacionó al empresario Lázaro Báez con toda la obra pública santacruceña y reconoció que, en su manejo de la agenda del ex presidente, tuvo conocimiento de "bolsos con dinero", tanto en la quinta de Olivos como en la Casa Rosada.

·Las adjudicaciones de las obras, contratos, prácticamente todo en la provincia" de Santa Cruz, y explicó que había visto no el dinero, sino bolsos con plata. "Yo lo que vi son los bolsos. Vi personas, vi movimientos, después un compañero mío de trabajo me dijo, agarrá. Tomá el peso", contó la ex funcionaria.

Con respecto a la relación de la pareja presidencial, señaló que Néstor "controlaba" a Cristina, porque "ella nunca tuvo manejo para el diálogo", por lo que "él era el que manejaba la situación y, cada vez que (su mujer) estaba alterada, tenía que bajarla".

Quiroga se mantuvo en el gobierno desde 2003 hasta la muerte de Kirchner en 2010 y que semanas después fue "despedida" sin indemnización alguna, y según relató fue porque se había transformado en "un testigo molesto", ya que conocía todos los movimientos y eso "no era conveniente".