Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Lavado: la justicia cita a Miriam Quiroga
A horas de sus declaraciones sobre supuestos movimientos de dinero en la Rosada, la justicia convocó a declarar a la ex secretaria de Kirchner
7 de mayo de 2013
La ex secretaria privada de Néstor Kirchner, Miriam Quiroga, será citada por la justicia a partir de sus declaraciones en el programa de televisión "Periodismo para Todos" de Jorge Lanata, donde sostuvo que vio bolsos supuestamente con dinero en la Casa Rosada durante la gestión del santacruceño.

El fiscal federal Gerardo Pollicita, que investiga el caso, pidió al juez Julián Ercolini que escuche a Quiroga como testigo, ante la eventualidad de que los bolsos a los que se refirió estén ligados a maniobras de corrupción en obras públicas y negociados que ellos estudian.

Ercolini no espero y citó ya a Quiroga para la semana próxima o la siguiente. Además, ordenó tomar medidas para proveerle alguna protección, dado el calibre de las revelaciones que hizo el domingo la ex funcionaria.

Esta acción judicial busca tener la rapidez que no se tuvo en el primer momento con las declaraciones también mediáticas que involucraban a el empresario Lázaro Báez por supuesto lavado de dinero y que se demoraron demasiado, según se reveló desde el juzgado que lleva adelante la investigación.

Asimismo, el juez Ercolini ordenó que parte de las declaraciones de Quiroga sean extraídas y enviadas a sorteo para que sean investigadas por otro juez federal y otro fiscal, ante la presunción de que se refieran a otro delito no abarcado por la causa que él lleva adelante y menciona a Néstor Kirchner.

Los párrafos a los que alude Ercolini son aquellos donde Miriam Quiroga, que acompañó a Kirchner desde que era gobernador santacruceño hasta su muerte, se refirió a bolsos, supuestamente con dinero, que llegaban a la Casa Rosada y desde allí eran llevados a la quinta de Olivos y en avión a Río Gallegos.