Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
24 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"Sin tener miedo a la variedad de ideas"
Monseñor Poli apeló a la idea de "construir convivencia" a partir de la diversidad de ideas. Fue parte de su homilía en en tedeum de la Catedral
25 de mayo de 2013
El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Poli, quien presidió el tedeum en la Catedral metropolitana, con motivo de un nuevo aniversario de la Revolución de mayo de 1810, sostuvo que no hay " que tenerle miedo a la variedad de ideas" y apostó por un clima de mayor "confraternidad".

“En aquel Mayo inolvidable, por el arrojo y contundente vocación de libertad de nuestros héroes nacionales, decidieron darnos, no sin sacrificios, renunciamientos y ofrendas de vidas, la posibilidad de un destino e identidad común. El argentino que cree en la fraternidad y no claudica en construir la unidad, siente que esos momentos fundacionales son un valioso y obligado punto de referencia para imaginar y pensar una Nación donde no haya excluidos, como lo soñaron quienes hoy recordamos con gratitud de familia", declaró el arzobispo de Buenos Aires.

En esa línea, agregó: "Debemos apostar por una comunión que no le tenga miedo a la variedad de ideas, porque una convivencia razonable tiene la capacidad de construir la unidad deseada a partir de la saludable diversidad de personas, que lejos de confundirla, más bien la manifiesta”.

En el acto religioso de la Catedral estuvo presente el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri y la vicejefa María Eugenia Vidal.

"Después de 200 años no perdamos la confianza de hacer juntos el camino", pidió Poli. Y agregó: “La democracia en la Argentina ha transitado una dolorosa experiencia de enfrentamientos. Pero si queremos, sabemos cómo encontrarnos; en nuestra historia hay virtuosos ejemplos de convivencia, tolerancia y diálogo fecundo: gracias a ellos se superaron desencuentros. No dejemos que lo signos de destrucción y de muerte acompañen en el camino de nuestro mundo. El odio, la envidia y la soberbia ensucian la vida”, concluyó.