Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"El papa también tiene sus pecados"
Francisco volvió a sorprender con otras frases que marcan su estilo de papado diferente. Reiteró su idea de una "nueva iglesia abierta a los fieles"
29 de mayo de 2013
El papa Francisco en otra homilía que marca hitos señaló que La "Iglesia es una gran familia" y reconoció que los "sacerdotes, e inclusive el papa, también tienen defectos y pecados".

"Algunos dicen Cristo sí, la Iglesia no. Creo en Dios pero no en los curas. Pero la Iglesia es la gran familia de Dios. Es cierto que los sacerdotes tienen defectos, pecados, incluso el Papa los tiene”, agregó, despertando una ovación.

Esta frase tuvo relación al tema que este miércoles eligió Francisco para tratar con sus fieles que lo aguardaron bajo una intensa lluvia en la Plaza de San Pedro, y que era la "Iglesia como familia de Dios".

"Este es el designio de Dios para la Humanidad, hacer de todos nosotros una sola familia. La Iglesia no es una organización creada por el acuerdo de un grupo de personas. Es obra de Dios, nace del deseo de Dios de llamar a todos los hombres a vivir en comunidad con Él. La propia palabra iglesia, del griego ecclesia, quiere decir convocatoria, Dios nos convoca, nos llama a dejar el individualismo y ser partícipes de su familia. Dios busca al hombre, lo acoge”., señaló el Pontífice.

Tras atravesar a bordo del jeep una plaza colorida por los paraguas desplegados –la recorrida toma unos 20 minutos, mientras el Papa saluda a la multitud- y después de la lectura bíblica que se hace siempre en italiano, español, inglés, francés, portugués, alemán, árabe y ruso, Francisco recordó la parábola del hijo pródigo, aquel que, tras dejar la casa del padre, vuelve como siervo porque se siente indigno de ser tratado como hijo, y sin embargo es recibido como tal y hasta con una fiesta.

“Pero el pecado es una ofensa a Dios pero también una oportunidad para darnos cuenta de que hay algo tan bello como la misericordia de Dios”, dijo.

Finalmente exhortó a todos a preguntarse: “¿Qué hago para que la Iglesia sea una comunidad en la cual todos sientan la misericordia, que sea cada vez más una familia que vive y lleva el amor de Dios?”.