Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Peyronel, a la cancha a puro rock y tango
El ex baterista de Riff presentó su último trabajo discográfico. Sonidos de rock, tango y un toque de aroma francés. Lo acompaña "la 303", potente banda
3 de junio de 2013
Por Roberto Aguirre Blanco, de la redacción de Asteriscos.Tv

Hay un club de rockeros donde sus socios más prestigiosos tiene la convicción de no quedarse en los laureles y mirando la vitrina de las copas ganadas, y en vez buscan nuevos desafío en la sana competencia de hacer solamente música.

En ese olimpo de los “grandes”, por historia propia, está el ex baterista de Riff Michel Peyronel, quien con su nueva propuesta musical “El Club Atlético de Mutantes” demuestra que tiene fundamentos sólidos para saltar a la cancha y ganar el partido con armas propias.

Y en esa estrategia, este nuevo álbum donde mixtura con interesante ambición dos de sus grandes obsesiones musicales, el tango y el rock, lo hace con argumentos atractivos.

A partir de esa estructura, bastante ambiciosa por cierto, deja también espacio para alguna gambeta más personal, como son los sonidos musicales con más típico aroma francés.

Y no solo la posibilidad de desgranar algunos clásicos de la música de ese país –como el bonus track del álbum Laetitia--, sino rescatando algunas composiciones propias, que interpretó en idioma galo, y que lo remontan su etapa setentista en aquellas tierras.

Peyronel propone los nuevos sonidos del fin del mundo o sea de esta parte del universo donde la musicalidad tiene un sabor con fuerte aire a arrabal y sonido urbano de rock que en la combinación produce un efecto de cóctel bien mezclado.

El hombre que en los 90 fue el creador del sonido del tango en las FM de la Argentina le pone el cuerpo a esta propuesta y ahí se lo ve como un “fronter” que siempre pide la pelota y tiene la habilidad para que “la presión” del público quede en su figura.

“Me gusta chamuyar las notas” define el ahora cantante para explicar su particular expresión vocal, lejana de los tecnicismos del estilo ortodoxo y que por momentos tiene el color de la garganta quebrada, virgen y arenosa que lo hace gratamente inclasificable, y él lo sabe.

El tipo está allí, divertido, disfrutando de su propuesta musical y se le nota por lo cual, en la presentación del disco que se realizó en el Samsung Studio ante un público cómplice, dejó su huella de conexión.

Desde ese lugar de dueño de la pelota, Peyronel es también mu generoso con sus compañeros de escena, una fantástica banda, con vuelo propio, ahora denominada “la 303”, y a la cual deja lucirse con su virtuosismo, especialmente en las guitarras de El Greengo Morillas y el heredero Jean Jacques Peyronel, los arreglos del pianista Hernán Valencia, también coautor de varios temas y el bandoneón sólido de Pablo Mainetti.

Un párrafo aparte para las versiones propias –y si propias porque parte son temas que le pertenecen- de la época de Riff, La Pantalla del Mundo Nuevo, que hasta parece más adecuado a esta propuesta y “Susy Cadillac”, no apto para cabezas cerradas.

En el sólido show de el pasado viernes, Peyronel anunció que la idea de la banda es seguri girando por el interior del país y comenzar a viajar por Europa, y sin dudas Francia será un puerto seguro a recalar.

Del nuevo álbum Asteriscos.Tv destaca la fuerte versión de "Maldito Desierto" que la prensa tuvo la oportunidade es cuchar en la previa en su versión en francés y luego en el show la versión en castellano y que transmite la fuerza de uan letra apocaliptica.

Que también se puede escuchar en, justamente, "Apocalipsis sin final" y las versiones tangueras de "Presión Amor" y "Bienvenido a mi pasado", en un disco al cual no le falta un reggae y los clásicos franceses.

Se podrá discutir si este club tiene posibilidades de ser campeón pero sin dudas da pelea y muestra un gran juego musical que vale la pena acercarle el oído para los nuevos sonidos.

Al fin y al cabo en vez que quedarse en los laureles esta bueno salir a jugar por los puntos como si fuera un debutante, total como dice el himno del club, “nadie aspira a ser normal”.