Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Francisco y un fuerte gesto con indígenas
Saludó a uno por uno y se colocó un símbolo aborigen en la cabeza. Pidió respetar las identidades culturales. Propuso diálogo. VIDEO
27 de julio de 2013
El papa Francisco volvió este sábado a sorprender y hacer gala de su informalidad, al ponerse un adorno de cabeza indígena llamado "cocar" que le fue regalado por uno de los 40 representantes de la nación brasileña Pataxó que intervienen en Río de Janeiro hasta el domingo en la Jornada Mundial de la Juventud, en otro momento descontracturado del Santo Padre que conquista el mundo

El hecho ocurrió al final del encuentro que mantuvo con la clase dirigente de Brasil, en el Teatro Municipal de la ciudad carioca, y saludó a representantes de los diferentes estamentos sociales. Varios indios, ataviados con sus ropas tradicionales, se acercaron hasta el Papa para saludarlo.

Inclusive, a una mujer india la bendijo y la besó. Después saludó a un indio, al parecer un jefe de una de las comunidades indígenas del Amazonas, quien se quitó el cocar, confeccionado con plumas blanca y marrón, y se lo colocó al papa, quien no dudó en posar, en medio de los aplausos de los presentes. Después se lo quitó y lo volvió a colocar en la cabeza del indio.

En una fiesta llena de música, de risas de niños y de indios con vestimentas coloridas, el papa se puso una toca indígena de plumas, recibió flores de bailarinas y llamó a representantes de la sociedad civil al diálogo entre todos los sectores para enfrentar las diferencias.

"Un país crece cuando sus diversas riquezas culturales dialogan de manera constructiva: la cultura popular, universitaria, juvenil, la cultura artística y tecnológica, la cultura económica, de la familia y los medios de comunicación'', dijo Francisco a la multitud.

Al concluir el discurso recibió el saludo de representantes de la sociedad civil: los niños le entregaron flores y lo cobijaron en un abrazo todos juntos. Luego tres indígenas se acercaron y cuando intentaron arrodillarse para saludarlo Francisco no lo permitió , los tomó del brazo y estando de pie los abrazó y les hizo la señal de la cruz en la frente.

Fue allí cuando uno de ellos, el indio pataxó Ubirai, de 26 años y procedente de Bahía, según versión de diario O Globo, se quitó su adorno de plumas blancas y negras y se lo puso al pontífice, que se dio la vuelta para mostralo a los participantes, que lo aplaudieron y ovacionaron de pie.

"Diálogo, diálogo, diálogo'' pareció ser un mensaje a Brasil, el país que lo recibió en su primer viaje oficial como pontífice y que se ha visto sacudido desde junio por una ola de protestas, a veces violentas, en demanda de mejores servicios y contra la corrupción.
El papa y aborígenes en Brasil