Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Francisco: "Salgan a la calle sin miedo"
El papa cerró su visita a Brasil con una misa en la playa Copacabana para tres millones de jóvenes. El próximo encuentro de la será en 2016 en Cracovia
28 de julio de 2013
El papa Francisco se despidió de las Jornada Mundial de la Juventud con un fuerte mensaje para los jóvenes, a quienes les reclamó que "salgan a la calle sin miedo y para servir", en otro de los mensajes claros y contundentes de Sumo Pontífice, en una misa multitudinaria en Copacabana.

“La fe es una llama que arde cuando es transmitida; no dejen que se apague la llama de la fe”, les dijo Francisco a los cientos de miles de asistentes a la misa de clausura de la Jornada, en un mensaje centrado en el deber de evangelizar.

“Cuidado, advirtió, Jesús no ha dicho ‘vayan si quieren’, dijo ‘¡vayan!’”, afirmó Francisco ante más de 3 millones de personas que lo escucharon emocionados.

En el lugar también asistieron Dilma Rousseff, Evo Morales y Cristina Fernández, en un acto que tuvo como corolario la confirmación de la próxima sede del encuentro de la Juventud que será en Cracovia, Polonia, en 2016.

Cientos de miles de jóvenes pasaron la noche en la playa luego de la vigilia de oración que se realizó anoche frente al gigantesco palco montado para la ocasión. Hubo espectáculo, música y un mensaje del Papa. Según las autoridades municipales, tres millones de personas participaron. Muchos peregrinos permanecieron en el lugar a la espera de la ceremonia de hoy.

"Compartir la experiencia de la fe, dar testimonio de la fe, es el mandato que el Señor confía a toda la iglesia, también a ti”, dijo el Papa en la esperada misa de clausura, señalando a la multitud.

En su homilía, leída parte en portugués y parte en español, siguió diciendo: “Es un mandato que no nace de la voluntad de dominio, de poder, sino de la fuerza del amor, del hecho de que Jesús ha venido ante nosotros y nos ha dado no algo de sí, sino todo Él, ha dado su vida para salvarnos y mostrarnos el amor y la misericordia de Dios”.

“Jesús no nos trata como a esclavos –aseguró Francisco sino como a personas libres, amigos, hermanos, y no sólo nos envía sino que nos acompaña, está siempre a nuestro lado en esta misión de amor”, para la cual “no hay fronteras ni limites, Él nos envía hacia todas las personas; el Evangelio es para todos y no apenas para algunos, sólo para los que nos parecen más cercanos, es para todas la personas”.

“No tengan miedo”, fue una de las exhortaciones más repetidas del Papa a los jóvenes: “No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a todos los ámbitos, a las periferias existenciales incluso a los países más distantes, más indiferentes, el Señor quiere que todos sientan el calor de su misericordia y su amor”.

“Cuando Dios envía al profeta Jeremías le da poder para arrancar arrasar y destruir para demoler para reedificar y plantar. También es así para ustedes. Llevar el evangelio es llevar la fuerza de dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia, para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio, y para edificar un mundo nuevo”, señaló.

Y concluyó: “Queridos jóvenes, Jesucristo cuenta con ustedes, la Iglesia cuenta con ustedes, el Papa cuenta con ustedes”.