Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El papa Francisco designó a su segundo
Es el italiano Pietro Parolin, ex arzobispo de Venezuela, y con buena relación con Bergoglio. Reemplaza al cuestionado Tarcisio Bertone
31 de agosto de 2013
El papa Francisco designó este sábado, tal como se había anunciado, como secretario de Estado del Vaticano al arzobispo italiano Pietro Parolin, de 58 años, actualmente nuncio en Venezuela, quien asumirá el próximo 15 de octubre.

El Vaticano confirmó que Papa aceptó la renuncia del cuestionado cardenal Tarcisio Bertone y nombró en su lugar, a Parolín en el cargo más importante después del Pontífice,

Antes de irse como embajador de la Santa Sede a la difícil Venezuela de Hugo Chávez, Parolin -nacido en Schiavon, cerca de Vicenza, en el noreste de Italia, en 1955-, trabajaba en la segunda sección de la Secretaría de Estado, que se ocupa de las relaciones con los Estados.

Desde esa función, también se encargó del vínculo de la Santa Sede con la Argentina: de ahí la relación con el entonces ex cardenal primado de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

No proveniente de la diplomacia vaticana, Bertone había sido elegido en 2006 como número dos de Benedicto XVI, papa emérito, en reemplazo del actual decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano.

Bertone había trabajado durante años como segundo de Joseph Ratzinger en la Congregación para la Doctrina de la Fe y Benedicto XVI lo eligió porque era uno de sus hombres de confianza.

Pero con el correr de los años esa designación terminó siendo fatal: sin ninguna experiencia diplomática, Bertone no fue capaz de impedir las diversas crisis que sacudieron el pontificado de Benedicto XVI.

Y en las reuniones que precedieron al cónclave que eligió al primer Papa argentino, fue criticado por haber encabezado una gestión desastrosa, marcada por corrupción y nepotismo en el gobierno central de la Iglesia católica.

Es un secreto a voces, en efecto, que antes de ser designado nuncio en Venezuela, en 2009, monseñor Parolin, como "viceministro" de relaciones exteriores del Vaticano, había tenido choques con su superior, Tarcisio Bertone.

Es una tradición no escrita del Vaticano que, cuando hay un papa "extranjero", es decir, no italiano, su segundo debe ser italiano.