Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Menem declaró inocencia en su juicio
Se le imputa omisión de bienes que incluye dos aviones ultralivianos, una cuenta en Suiza, vehículos y acciones. Fue al juzgado con Zulemita
2 de septiembre de 2013
El ex presidente Carlos Menem pidió este lunes su sobreseimiento en el juicio en su contra por supuesta omisión maliciosa de bienes al no haberlos declarado el 6 de octubre del 2000, entre ellos dos aviones ultralivianos, una cuenta en Suiza y varios bienes.

Lo hizo su abogado defensor Pedro Baldi y Omar Baer, quienes plantearon el sobreseimiento del ex presidente, luego que se leyera la acusación fiscal en su contra por no haber declarado bienes en el 2000: entre ellos, dos cuentas bancarias del nuevo Banco de la Rioja -una por valor de 34.863,67 pesos abierta en 1997- y dos aviones ultralivianos -uno marca Flighstar y el otro Dualstar-.

El ex presidente asistió al juzgado federal acompañado por su hija "Zulemita" Menem, quien es dueña de uno de los aviones y la Traffic.

Según la acusación del fiscal Carlos Stornelli, también omitió declarar 231 acciones de Telecom; 1764 de Telefónica y otras 332 de Telefónica Móviles. Asimismo, se lo acusa de no haber declarado una Renault Traffic y un Fiat 147, y dos inmuebles.

Tal cual se leyó ante el Tribunal Oral Federal 4, de la acusación fiscal surge que el ex gobernante poseía una cuenta bancaria en la Unión de Bancos Suizos (UBS) en Ginebra por 600.000 dólares. Según dijo, fue abierta en 1986 y se trató de un depósito de una indemnización que cobró por los años que estuvo detenido durante la dictadura militar.

También se le atribuye una cuenta a nombre de una sociedad de fantasía, "Red Spark Foundation", en el principado de Liechtenstein en 1995. Esa cuenta, de 6.000.000 de dólares, fue abierta en la filial Zurich y era manejada por su ex secretario privado Ramón Hernández.