Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
21 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Golpe a Allende: el principio del fin
Se conmemoran 40 años del Golpe de Estado que derrocó al primer gobierno socialista democrático de América. El aprendizaje de la historia
11 de septiembre de 2013
Por Roberto Aguirre Blanco, de la redacción de Asteriscos.Tv

Las bombas cayendo sobre el palacio de La Moneda y las ráfagas de balas que mataron al presidente de Chile, Salvador Allende, es la postal más cruel con la cual Chile conmemora este 11 de septiembre los 40 años del Golpe de Estado contra el ex mandatario y que encabezó Augusto Pinochet.

Este hecho, le dio un golpe mortal al sueño revolucionario de una generación que en los setenta encontró en el gobierno democrático de la Unidad Popular en Chile, el espacio ideal para las reformas y los sueños de un socialismo activo en América latina.

A solo tres años de haber asumido, tras ganar las elecciones de 1970, Allende se vio jaqueado por un país que se dividió, se sumergió en una profunda crisis económica impulsada desde sectores que impulsaban el Golpe de Estado. y también por algunas decisiones incorrectas de la gestión del ex mandatario marxista.

En tiempo donde no había paciencia para esperar los tiempos de la Democracia, y cuando solo se estaba a un año de nuevas elecciones presidenciales, las Fuerzas Armadas de Chile junto a los Carabineros, apoyado por el gobierno de Estados Unidos conducido por Richard Nixon, produjeron la acción golpista que dejó 3500 muertos y mas de 32 mil detenidos y torturados.

Las imagenes de ese 11 de septiembre fueron ocultadas por mucho tiempo por la "versión oficial" que sostuvo que el ex presidente Allende se suicidó en su despacho de la Moneda, y que luego se desvaneció al revelarse que fue acribillado por los mismo integrantes de las Fuerzas Armadas.

Minutos antes, en un despedida que aún conmueve, el Allende usó la cadena nacional para un último discurso donde dejó un mensaje que traspaso el tiempo y la decisión de ocultarlo en el tiempo.

"El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar, ni dejarse masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender el derecho a construir con su esfuerzo una vida digna y mejor", dijo Allende.

A 40 años de este hecho, el actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, hizo un llamado a avanzar en una reconciliación nacional y “superar los traumas del pasado" durante el 40 aniversario del golpe de Estado encabezado por el dictador Augusto Pinochet.

"Llegó el tiempo, después de 40 años, no de olvidar, pero si de superar los traumas del pasado", dijo Piñera desde el palacio de La Moneda, donde encabezó una celebración en recuerdo de las víctimas caídas en aquellas jornadas.

En tanto, la ex mandataria y actual candidata presidencial, Michelle Bachelet, sostuvo: "Esperamos poder construir un país que sea capaz de avanzar de manera justa, igualitaria y en paz, eso sólo es posible sobre la base de avanzar en la verdad, la justicia, reparación y en un compromiso por un nunca más"., dijo la dirigente quien recordó a su padre que fue torturado y muerto por los golpistas.

La cruenta Dictadura que encabezó Pinochet se extendió hasta 1990 para luego dar paso a un proceso democrático que ya lleva 23 años de vida en libertad y con buena memoria en Chile y con gobierno de diferentes signos políticos, en una demostración de aprendizaje de errores y madurez política, en un proceso aún en constante transformación.

La muerte de Allende tambien demostró, en el tiempo, la desaparición de un dirigente político que murió sin doblegar sus ideas, que defendió la Constitución y el derecho del pueblo con su propia vida.

Decidió defender sus ideas con su propia vida y partió con los mismos bolsillos flacos con los cuales llegó al Gobierno, muy lejos de enriquecimientos patrimoniales o poderes extraordinarios. Fue pura coherencia revolucionaria
Ultimo discurso de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973