Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Inédito diálogo entre Estados Unidos e Irán
Los presidentes de ambos países, Obama y Rouhani, hablaron por teléfono esta tarde. Es el primer encuentro entre dos líderes de estas naciones desde 1979. Esperanza de paz
27 de septiembre de 2013
En lo que puede representar otra oportunidad para la paz, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Irán, Hassan Rouhani, se comunicaron por teléfono.

Lo anunció Obama desde la sala de prensa de la Casa Blanca y lo confirmó el iraní por un cable de la agencia estatal de noticias de su país.

Es el primer contacto entre líderes de las dos naciones desde la revolución de los ayatollahs de 1979. Obama dijo que después de hablar con Rouhani cree que Washington y Teherán pueden alcanzar una solución integral sobre el programa nuclear iraní.

Dijo que tanto él como Rouhani han indicado a sus equipos que trabajen rápidamente para buscar un acuerdo.

Esto quiere decir que habrá muy pronto –probablemente alrededor del 15 de octubre en Ginebra en el marco de otra reunión sobre el desarme químico de Siria- una cumbre entre el secretario de Estado John Kerry y el canciller iraní Javad Zarif.

Por las dudas, Obama aclaró que coordinará estrechamente las negociaciones con Israel que considera que un Irán con capacidad nuclear es una amenaza para su existencia como nación.

Es que el solo hecho de que habrá un diálogo preocupa al gobierno iraní de Benjamin Netanyahu y los sectores más duros de la dirigencia israelí. El proceso que llevó a este diálogo entre Washington y Teherán se debe a la reciente asunción del moderado Rouhani a la presidencia y a un cambio en la línea dura del Líder Supremo, el ayatollah Ali Jamenei.

Las sanciones comerciales impuestas por Occidente contra el régimen iraní por su persistencia en desarrollar un programa nuclear independiente que lo podría llevar a tener muy pronto una bomba atómica están mellando la economía del país a un nivel profundo. Esto hizo que el nuevo presidente rompiera con la línea dura planteada durante ocho años por Mahmud Ahmadineyad.

Y utilizó la tribuna de las Naciones Unidas, esta semana, para promover un diálogo. Dijo que su país no busca tener una bomba atómica sino una independencia nuclear para generar energía. Y rompió con la línea de su antecesor que venía negando sistemáticamente el Holocausto.

Ahora, es posible llegar a un acuerdo pero para eso Irán tendrá que hacer grandes concesiones.

Lo que busca Estados Unidos es que detenga su programa para enriquecer uranio por encima del 20% (el límite entre lo que se necesita para generar energía y el camino que lleva a poder construir la bomba) y entregar el excedente a la Comisión Internacional de Energía Atómica.

Para esto debería prácticamente desmantelar la estratégica planta de Fordow, ubicada debajo de una montaña para evitar ataques, y abandonar la construcción de la nueva planta de Arak, que está destinada a lograr un enriquecimiento de uranio de hasta el 90%.