Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Vaticano quiere escuchar a los fieles
De cara al crucial Sínodo de la Familia de 2014, Francisco quiere conocer la "vida real" de millones de fieles. Gays, divorcio y anticoncepción, los temas
2 de noviembre de 2013
El papa Francisco a través deVaticano está consultando a sacerdotes y obispos de todo el mundo sobre sus posturas respecto al matrimonio homosexual, el divorcio y la anticoncepción, de cara a una reunión de religiosos el año próximo para discutir las enseñanzas de la Iglesia Católica vinculadas a asuntos familiares.

Aunque es una práctica común realizar encuestas antes de estas reuniones, conocidas como sínodos, el cuestionario muestra una mayor sensibilidad a temas que previamente eran vistos como tabú, como la forma de integrar a la iglesia a niños adoptados por parejas homosexuales.

También demuestra que el papa Francisco está intentando conectarse más con las parroquias locales y no depender sólo de la jerarquía eclesiástica para determinar cómo aplicar las enseñanzas de la Iglesia.

El cuestionario fue enviado a los obispos el 18 de octubre, de acuerdo a una carta del arzobispo Lorenzo Baldisseri, secretario general del sínodo. La misiva y las preguntas de la encuesta fueron publicadas en el sitio web del National Catholic Reporter el jueves y confirmadas por la Santa Sede el viernes.

"Las preocupaciones que no fueron escuchadas hasta hace algunos años han surgido hoy como resultado de varias situaciones, desde la práctica generalizada de la cohabitación, a uniones entre personas del mismo sexo a las cuales en muchas ocasiones se les permite adoptar niños", dice la introducción del cuestionario.

El cuestionario no indica que habría cambios en la doctrina de la Iglesia en relación al matrimonio homosexual o la anticoncepción, pero ofrece otra prueba del intento del Papa Francisco por vincularse más con los católicos sobre temas pertinentes a las familias contemporáneas.