Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
20 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
"Alocadas" noches porteñas de Justin
Una gira enmarcada por escándalos que estalló en Buenos Aires. Golpes y "avivadas" en una famosa Disco. Destrozos en el hotel. Excesos y chicas
11 de noviembre de 2013
El cantante canadiense Justin Bieber tuvo noches de excesos en Buenos Aires que habrían provocado la suspensión del show del domingo en River, en el marco de una gira que desde hace semanas está llenas de escándalos.

En esta gira, enmarcada en el Z Festival que reune a otros artistas teens del momento como Carly Rae Jepsen, el canadiense viene experimentado varios momentos polémicos.

Desde fiestas subidas de tono y rondas nocturnas por boliches hasta la cancelación de varios recitales. El último fue anoche en River, por un malestar digestivo. Al parecer las cosas se pusieron difíciles para el ícono teen.

En ese marco, el manager de la Disco INK, boliche al que asistió Bieber la madrugada del viernes, contó detalles de la segunda noche del joven en la Argentina.

El jueves, el cantante viajó directo desde Córdoba a la capital porteña en un avión privado y ya arrancó con su ronda nocturna. Hizo una recorrida por boliches y regresó a su habitación con un par de chicas que lo acompañaron hasta el otro día.

El viernes, después del concierto en River, Bieber protagonizó un escándalo en INK. Según contó "el Polaco", manager del boliche, en medio de la noche fueron los encargados de seguridad del canadiense para arreglar todo para que más tarde fuera al lugar.

Según contó el empresario, los custodios del cantante le dijeron que lo habían echado del Faena, porque había causado destrozos: rompió el baño, pintó el cuarto con aerosol y destruido otros muebles.

El rubio llegó a INK a las 5 de la mañana y tomó champagne y agua mineral. Según "el Polaco" no pagó la cuenta (eran aproximadamente 5000 pesos). Dijeron que de la misma se iba a encargar la chica de marketing pero nadie pagó.

Después, vino el lío con el fotógrafo: cuando el cantante salió del boliche, quiso tomar una imagen del momento y los de seguridad lo golpearon. Además, el manager contó que a las chicas que estaban en INK les sacaron los celulares para que no circularan las imágenes.

Al otro día venía el segundo recital en Buenos Aires, que tuvo que ser suspendido al octavo tema porque se sentía mal (por una intoxicación alimenticia, según el comunicado que fue distribuido tras la cancelación ).

La indignación de los padres se hizo sentir hoy cuando colapsaron las líneas de la empresa que lo trajo a la Argentina para que les devuelvan el dinero.