Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Inflación: el helado aumentó un 30%
Un kilo de helado premium que hace un años costaba $97 ahora se consigue en $130. La inflación actuó con fuerza en los valores fijos
15 de noviembre de 2013
Las heladerías arrancaron su temporada alta con precios que van desde $ 115 hasta más de $ 130 el kilo, y en todas de las sucursales de las cadenas más conocidas el valor no baja de las tres cifras y registró un aumento de alrededor del 30% en el último año.

Estos incrementos se ven, por ejemplo en Freddo, donde el kilo costaba $ 97 en noviembre de año pasado y ahora llegó a los $ 130, un 34% más.

En el caso de Persicco, pasó de $ 92 a $ 118 (28%); en Chungo, de $ 92 a $ 115 (25%); y en Un’ Altra Volta, de $ 99 a $ 130 (31,3%).

El precio puede ser incluso un poco más caro si se suma el servicio de delivery, que suele tener un adicional de entre $ 10 y 15 pesos. Con todo, las cadenas están apostando por las promociones y descuentos especiales, según el día, o el uso de distintas tarjetas de fidelización.

En Freddo explicaron que los precios se ajustan en base a los costos de la materia prima y la mano de obra. “El mercado de helados evoluciona muy bien, y prueba de ello es que el consumo per capita ha subido constantemente los últimos años. Dejó de ser un producto estacional, se consume todo el año”, agregaron.

“Los aumentos en los precios se dan por una cuestión inflacionaria en materias primas y sueldos”, señaló Mariana Rojas, gerente de Marketing de Chungo, una empresa familiar que está cumpliendo 40 años.

Según un informe elaborado por la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya), el promedio de consumo de helado artesanal (de heladería) durante los meses fríos es de 1,6 por mes, mientras que en los meses cálidos es de casi seis helados por mes (5,7).

El consumo de helado en invierno responde más a una “misión de postre” que a un antojo o consumo impulsivo. El relevamiento, realizado por TNS entre más de 1000 personas, clasificó a los consumidores en tres categorías: un 27% de los argentinos son “fanáticos” y toman helado durante todo el año; la mitad son los “típicos” y lo prefieren sólo en verano; y un 21% son “lejanos”, que lo hacen sólo ocasionalmente (21%). Los fanáticos son en mayor medida jóvenes de nivel socioeconómico alto y viven en la ciudad de Buenos Aires.