Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
19 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Mateos, la alegría por las nuevas canciones
Miguel Mateos presentó con un show potente en el Luna Park su nuevo álbum: "La Alegría ha vuelto a la ciudad". Un puñado de buenas canciones
16 de noviembre de 2013
Por Roberto Aguirre Blanco, de la redacción de Asteriscos. Tv

Luego de más de 35 años de trayectoria, Miguel Mateos ya no tiene que demostrar nada, es lo que es, y construyó esa imagen durante estas tres décadas y media de grandes éxitos y trabajo forzado, sin renunciar a su estética, donde suma muchos adeptos y algunos detractores, que saben que ya no lo van a cambiar.

Parado desde ese lugar de icono del rock nacional, a 30 años de la explosión de uno de sus mejores discos como fue “Huevos”, y que tenía esas canciones, “que se abrían paso a la Democracia”, el ex Zas presentó en vivo su último álbum, “La Alegría ha vuelto a la ciudad”, primer disco de estudio en 7 años.

El nuevo producto distribuido por Sony Argentina, fue la buena excusa para reunir a sus seguidores en su "querido" Luna Park, y allí sus fieles no se vieron defraudados, con un show conceptual pensado en este nuevo trabajo.

Los que quisieron ir a vivir la eterna fiesta de los “clásicos de Mateos” tuvieron que esperar, porque el concierto, que se extendió casi por dos horas y media, estuvo apuntado a repasar las 14 canciones del nuevo disco.

Es sin duda un atractivo trabajo del autor de “Obsesión”, donde recupera esa mirada mordaz y llena de toques “clichés Mateos”, que a muchos seduce y que otros pocos le critican aún hoy.

El recital tuvo momentos de grandes picos, con las nuevas canciones donde se destacó el ya hit “Un ying para un Yang”, el roquero y cargado “Loco”. Donde se lucen las guitarras distorsionadas de Roli Ureta y Ariel Pozzo, una constante interesante en varios pasajes del álbum.

Buenos momentos también consigue con la dulce “El ritmo del corazón”, con la mandolina en las manos de Ureta, y que da lugar a otra historia de amor, con la particular mirada de Mateos, como es “Darling”.

El show se caracterizó por fantásticas imágenes atravesando una gran pantalla gigante, con mucha creatividad, con secuencias de Romeo y Julieta en “Sellado con un beso”, o tigres bengala en juegos de seducción en “Nunca como la primera vez”.

Uno de los momentos más emotivos, casi al inicio del concierto, fue la presentación del tema “Solo Amor” dedicado al amor entre John Lennon y Yoko Ono –“la mejor pareja del mundo”, como definió el músico—con los protagonistas en la pantalla en cada momento de su intensa historia.

Mateos se dio el gusto de pasear y presentar los 14 temas de “La Alegría ha vuelto a la ciudad”, y entre medio presentar un seleccionado de canciones de discos más antiguos como “Solo en América” o de “Salir Vivo (2002); “Bar Imperio” (1998); “Pisanlov” (1995) o Cóctel (1993).

“Quiero cantarles este puñado de canciones que hace mucho no las comparto y me dieron ganas de rescatar”, dijo al promediar el show, y así lo hizo, en forma acústica o con la banda sonando bien arriba.

Quizás al concierto le sobraron 20 minutos, o la espera para los hits tardó demasiado, pero bueno es de aclarar, que era una noche de presentación de un buen disco, que merecía tocarse de punta a punta para mostrar que a casi 30 años de “Tira para Arriba”, el artista sigue aceitado con la creatividad y tiene mucho y bueno para cantar.

El final, lo imaginable: la batería de éxitos con “Cuando seas grande”, “Obsesión”, “Bar Imperio” y “Tira…”, esos grandes momentos de su vida musical, y que demostró que el amor entre Mateos y su público sigue incondicional, en ese living de su casa que es el Luna Park

Los cuarentones y algún cincuentón con sus hijos se fueron, menos alocados que en los 80, pero plenos de euforia cantando por la avenida Corrientes el estribillo de “tirar para arriba”. Buen Fin de fiesta.

La alegría y la ciudad recibió a su gente, que también se llevaron un buen puñado de nuevas y buenas melodías. No está mal para un artista que quiere dar más.
Clip de "Un Ying para un Yang"