Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
23 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Desde el 2002, la inflación fue del 700%
La información surge de los datos de una ex funcionaria del INDEC echada por Moreno tras negarse a manipular las estadísticas. El detalle
18 de noviembre de 2013
Tras la caída de la convertibilidad uno a uno entre peso y dólar, el costo de vida acumula en la Argentina un aumento del 711 por ciento.

Uno de los rubros que más subió es el de alimentos, que pega en la línea de flotación de los sectores más postergados.

El informe fue elaborado por Graciela Bevacqua –la desplazada directora del Área de Precios del INDEC– sobre la base de los datos del INDEC hasta el momento de su intervención a comienzos de 2007, y luego con mediciones propias que integran el IPC Congreso. Hasta fines de 2006, la inflación promedio fue de más del 91% y desde entonces, proyectando todo 2013, otro 324%.

El acumulado, punta a punta, es del 711 por ciento.

Bevacqua explicó que en 2009 hubo un "freno en el aumento de precios debido a la crisis de EE.UU. y el bajo crecimiento económico del país. En cambio, en 2012 se mantuvo el bajo crecimiento de la economía pero se registró una suba de precios sostenida. Este fenómeno continúa a lo largo de este año, lo que implica una aceleración de los precios y la existencia de un nuevo piso para los próximos años”.

La suba promedio del 711% no fue pareja para todos los rubros porque, en algunos sectores, aun rigen precios regulados y subsidiados, como en el transporte o en servicios públicos, que se ubicaron muy por debajo.

Pero casi todo el resto subió fuerte, como los alimentos, que se dispararon un 995% y los de indumentaria un 1.042%.

En cambio, los precios vinculados a los servicios de la vivienda subieron un 430% y los vinculados al transporte el 390%.

Los sectores más pobres destinan proporcionalmente una parte mayor de sus ingresos a alimentarse.

Los alimentos pesan el 31% en la canasta de consumo de los hogares, entre el 20% de las familias menores ingresos trepan al 46,6% y entre el 20% de ingresos medios incide el 40,86%.

En los primeros 9 meses de este año, según Bevacqua, la inflación promedio fue del 18,5%, mientras que para el 40% los hogares de menores ingresos fue del 19,6%. Eso se debió a que los precios de los alimentos subieron el 20,9% y los de la canasta básica el 21,5%.