Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Fin de una era: se fue 'Patota' Moreno
El secretario de Comercio Interior, que llegó a su cargo en 2005, generó una serie de medidas polémicas que tuvieron más fracasos que éxitos
19 de noviembre de 2013
La era del polémico funcionario llegó a su fin este martes, tras el anuncio de su renuncia al cargo, que se hará efectiva el 2 de diciembre próximo. Sin embargo, en la historia reciente quedarán sus fracasos:

PRECIOS CONGELADOS. Una de sus primeras batallas perdidas fue la del control de precios. A pesar del congelamiento impulsado por el controvertido funcionario para frenar la inflación, que se empecina en negar desde que intervino el INDEC, los precios siguieron en aumento. Y hasta la presidenta Cristina Fernández tuvo que anunciar la inclusión de agrupaciones sociales y militantes juveniles (sobre todo de La Cámpora, que lo venía implementando desde febrero) en la revisión, góndola por góndola, de los valores de 500 productos con precios frizados, que forman parte de una lista que también generó debates. Un detalle: los precios no pararon su escalada.

PLANES PARA TODOS. Moreno ideó el ingenioso plan de llevar precios populares a los barrios. Así, sacó camiones con carne, pollo, cerdo, merluza, lácteos y hasta ropa para todos. Más allá de que el plan se anunció con bombos y platillos en la Rosada, el impacto que Carne para Todos tuvo en el mercado fue ínfimo: apenas cubrió el 0,15% del consumo diario de 6.000 kilos. Hoy, todos esos planes siguen vigentes, aunque con resultados poco satisfactorios y menos prensa, sobre todo el último, de prendas económicas, bajo la marca NyP, abreviatura de Nacional y Popular, ya que faltan productos y muchos talles en las góndolas

PAPEL PRENSA, LA VERDAD. Otra de sus grandes batallas fue la confección del informe “Papel Prensa, la verdad”. Como cada una de las gestas épicas del kirchnerismo, se lo presentó en Cadena Nacional y Cristina fue la oradora principal. “Quiero leer porque hay datos realmente escalofriantes, uno siente que está leyendo un thriller”, dijo la Presidenta y prometió denuncias por crímenes de lesa humanidad. Moreno agregó "Cuando se sepa la verdad sobre Papel Prensa muchos se habrán quedado sin dignidad". Las 400 páginas derivaron solo en una querella.

LA MORENO-CARD. El 8 de marzo, Moreno alertó a los supermercados. Les dijo que el Gobierno iba a sacar una tarjeta de crédito propia (a la que en un primer momento, y de manera irónica, se bautizó Moreno-Card) con comisiones y tasas de financiación mucho más bajas que los otros plásticos. Aunque se dijo que el 1 de junio iba a estar operativa, tras casi cuatro meses del anuncio inicial y después de varias postergaciones, la Supercard (su nombre real) todavía no llegó a los comercios, desató internas con los supermercados chinos y muchísimas dudas. Sin embargo, como decía Juan Domingo Perón, a quien Moreno cita e idolatra en sus discursos, “la única verdad es la realidad” y la realidad marca que la SuperCard es, por ahora, pura ficción.

DÓLAR PARALELO. Sin pelos en la lengua, fiel a su estilo, Guillermo Moreno le envió un ultimátum a las casas de cambio: “Quiero el dólar blue a 6,50 a fines de mayo”, les advirtió a los presidentes de Casa Piano (Alfredo Piano) y Casa Puente (Federico Tomasevich), cuando la divisa paralela, casi la única que se consigue debido al cepo cambiario, cotizaba arriba de los $10. “Estoy cansado de los llamados de Moreno. El esta convencido de que apretando a bancos y casas de cambio va a lograr bajar el paralelo”, confió un empresario del sector a principios de junio, cuando el blue se movía a $8,75. Hoy el dólar cotiza por sobre los $8, a pesar de las amenazas del todopoderoso secretario K. Al revés de lo que dice el refrán “al que mucho aprieta, poco abarca”.

LOS CEDIN. En medio de denuncias de lavado de dinero y con el dólar a $10, el Gobierno lanzó un blanqueo de capitales para repatriar divisas debajo del colchón o fuera del sistema y presentó en sociedad el CEDIN (Certificado de Depósito para el Sector Inmobiliario), cuyo defensor a ultranza fue, quién otro, el polémico funcionario K. Durante su exposición en el Congreso, hilvanó una insólita explicación (brillante según Aníbal Fernández) sobre el uso de los certificados y el precio del ladrillo. “Con ese CEDIN de US$ 100, en la fábrica de ladrillos, se va a llevar cantidad de ladrillos al precio que el fabricante tenga de lista, equivalente a los US$ 100, que será al cambio oficial que hubiese en ese momento”, le dijo al senador Gerardo Morales. En medio de las dudas del sector inmobiliario, hasta su esposa, la volcánica escribana Marta Cascales tuvo que salir a defenderlos y denunció “mala fe”. Para hacerlo más atractivo hasta se podrán comprar campos con los papeles, que ya son llamados como los “dólares Moreno” en el mercado financiero. Otro detalle: los imprimirá Ciccone.

INDEC. Sin embargo, el monumento a la impericia de Guillermo Moreno se institucionalizó en el INDEC. Desde su irrupción e intervención de hecho en el Instituto de Estadísticas y Censo, comenzó la manipulación de las estadísticas oficiales, denunciada por la oposición sobre todo en el índice de Inflación, pero también las persecuciones a los trabajadores por parte de patotas K y actos de violencia contra quienes osaron criticar la manod e hierro con la que monitoreó las estadísticas oficiales. Habrá un antes y un después de Guillermo Moreno en el INDEC: su salida del Gobierno aparece como una señal alentadora para quienes le pusieron el cuerpo a la defensa de las estadísticas oficiales.