Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Mundial 1995: el sueño "Invictus"
A un año de asumir el poder, con un país dividido Mandela uso el Mundial de Rugby para crear un sentimiento de unidad por Sudáfrica. Lo logró
5 de diciembre de 2013
Tras vivir 27 años en prisión, Nelson Mandela se transformó en un icono de la política mundial con sus ideas de integración e igualdad fueron los principales métodos para derogar el apartheid, una ley impuesta desde 1948 que tenía como principal objetivo evitar el voto de la raza negra.

En 1994 se convirtió en el primer presidente sudafricano de color, y una de sus principales medidas fue reunirse con el capitán de los Springboks, Francois Pienaar. "El deporte tiene el poder de cambiar al mundo, la capacidad de inspirar y unir a las personas de un modo que pocos consiguen", había dicho luego de aquel encuentro. Una escena que se plasmó perfectamente en la película Invictus, protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon.

Hasta ese momento, el rugby era considerado el juego de los blancos, de los adinerados, de la clase alta y por lo tanto, la mayoría de la población negra estaba en contra de su selección.

Sin embargo, en el partido correspondiente a las semifinales del certamen, en el que Sudáfrica derrotó angustiosamente a Francia, se produjo un quiebre. Ese día, la victoria fue festejada por todo el país, por un pueblo unificado que se entusiasmaba con la consagración, hecho que sucedió en el partido decisivo ante Nueva Zelanda.

Sin dudas, la final de la Copa del Mundo de 1995 quedará en la memoria como el evento deportivo que unificó las razas de un estado que se había encontrado dividido durante un tiempo prolongado.

En ese contexto, el argentino Hugo Porta había sido nombrado por Carlos Menem como embajador extraordinario en el país sudafricano. "A mí me tocó restablecer las relaciones diplomáticas entre ambos países. Fue un honor. Lo acepté porque creía que podía aportar algo. Tuve la posibilidad y el privilegio de vivir los cuatro años de transición y el cambio fundamental del país que es Sudáfrica hoy", afirma uno de los mejores jugadores de rugby de la Argentina.

Además, en su análisis el ex Puma no duda en asegurar que “Mandela ha tenido una inteligencia privilegiada. Se dio cuenta de que el deporte podía producir un sentimiento de unidad entre los sudafricanos. Un ejemplo de ello y de la unidad que quería fue el mensaje que él manda entrando en la final de la Copa del Mundo con la camiseta número 6 de los Springboks, que era un emblema blanco".
Finalñ del Mundial de Rugby 1995 Sudáfrica ante nueva Zelanda