Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
18 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
La noticia que inquietó a Lázaro Báez
La publicó el diario La Nación y pegó en el corazón del entramado de sospechas sobre la relación con los Kirchner. Asteriscos la publica completa
17 de diciembre de 2013
Esta es la noticia publicada por el diario La Nación que derivó en un pedido de Lázaro Báez a la Justicia para ponerle una mordaza a los medios:
Entre 2010 y 2011, el matrimonio Kirchner recibió más de $ 14,5 millones de Valle Mitre, la sociedad que gerencia sus hoteles y que controla Lázaro Báez, el gran beneficiario de la obra pública en la Patagonia, según consta en los registros internos contables de esa firma que pudo ver LA NACION.

Los Kirchner recibieron cheques de Valle Mitre cada mes por el hotel Alto Calafate, con el que siete empresas de Báez firmaron acuerdos confidenciales y retroactivos. Pero también por la hostería Las Dunas (que en los papeles es de Báez) e incluso por el hotel Los Sauces, cuya gestión se encuentra en manos de la familia Relats. Aun así, Báez también hizo pagos millonarios por ese establecimiento.

Sólo por el "alquiler" del Alto Calafate, el matrimonio presidencial recaudó más de $ 10,1 millones a través de Hotesur SA, la sociedad con la que controlan el hotel. De ese monto, más de $ 6,3 millones correspondieron a 2010 y $ 3,7 millones, al año siguiente, cuando ya había muerto el ex presidente. A esos desembolsos se sumaron más cheques de Valle Mitre por algo más de $ 4,3 millones durante esos dos años para Néstor y Cristina Kirchner. En sus registros contables los anotó por separado, en dos rubros a los que identificó como "Los Sauces -La Aldea" y "NCK -Las Dunas".

Todos esos desembolsos de Valle Mitre constan en una planilla de Excel entregada a LA NACION. Titulada "Pagos Alquileres Unidades", durante años fue manejada por el equipo contable de Báez, que admitió la veracidad de los documentos.

Báez calificó ayer esos registros de "papeles privados" de sus empresas al denunciarse ante la Justicia en Río Gallegos y anticipar que podría iniciar una "acción penal" por lo que definió como una "evidente violación del secreto fiscal". Pero en ningún momento adujo que esos documentos fueran falsos (ver aparte).

Del análisis de esos registros, que LA NACION llevó a cabo con seis expertos antilavado, tributarios y contables durante los últimos meses, surgen varios rasgos sospechosos, que podrían configurar los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y evasión tributaria agravada.

En el caso de Los Sauces, los Kirchner lo controlaban a través de una sociedad anónima del mismo nombre en la que cada uno poseía el 45% de las acciones. En Internet, se presenta como "el hotel de lujo de El Calafate", con 42 suites distribuidas en seis "casas patagónicas". Años atrás, Los Sauces fue el centro de una causa penal cuando trascendió que la familia Relats, dueña del Panamericano en Buenos Aires les pagaba a los Kirchner un alquiler de US$ 105.000 por mes -luego acordaron un valor más bajo- por gerenciar ese hotel, al mismo tiempo que eran beneficiarios de obra pública nacional. Esa investigación no prosperó.

Sin embargo, y por algún motivo que no surge de los documentos del Grupo Báez que obtuvo LA NACION, la gerenciadora Valle Mitre acumuló las anotaciones sobre facturación y cheques correspondientes a Los Sauces junto a los de otro hotel, La Aldea, en el Chaltén. En ese hotel, a su vez, como dueños aparecen Leandro Albornoz -el escribano de Báez que figura como accionista de Valle Mitre- y Adrián Berni, máximo ejecutivo de esa gerenciadora. Pero ni Albornoz, ni Berni, ni La Aldea en sí emitieron las facturas por las cuales Valle Mitre pagó todos los meses. En todas figura Los Sauces como emisora.