Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
25 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
El Gobierno apunta a las eléctricas
Responsabiliza a Edesur y Edenor de los cortes de luz. Amenaza con sanciones económicas y quita de concesión si no reponen el servicio
23 de diciembre de 2013
El Gobierno renovó este lunes su ataque contra las empresas distribuidoras de energía Edesur y Edenor por los cortes de luz que afectaron a distintos barrios de la Capital y el gran Buenos Aires en los últimos días por el pico de consumo que generó la ola de calor.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró hoy que las compañías deden "hacerse cargo de su responsabilidad" por las interrupciones del servicio , al tiempo que volvió a amenazar con impulsar una estatización.

Durante su conferencia de prensa diaria en la Casa Rosada, el funcionario advirtió que el Gobierno "no descarta ningún tipo de acción": "Desde aplicar multas y el resarcimiento correspondiente a los usuarios, hasta que el Estado se haga cargo del servicio", enfatizó. En ese sentido, pidió a las empresas que "no transfieran responsabilidades al gobierno nacional" sino que "se hagan cargo y resuelvan los problemas" que aún subsisten en muchos barrios de la ciudad de Buenos Aires.

Capitanich, además, remarcó que "corresponde" al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) la aplicación de "multas por los servicios no prestados" por parte de las empresas Edenor y Edesur, y fijar "resarcimientos" a favor de los usuarios perjudicados por los cortes de luz. El funcionario pidió al ente regulador que aplique "sanciones pecuniarias derivadas del incumplimiento del contrato", y se pongan en marcha "mecanismos resarcitorios" para los usuarios.

El jueves pasado, el jefe de Gabinete transmitió a directivos de Edenor y de Edesur su disconformidad con la gestión de la crisis eléctrica y les advirtió que el Gobierno estaba dispuesto a estatizar el servicio si no mejoraba.