Noticias actualizadas las 24 horas Información clave para decidir
22 de noviembre de 2017
Seguinos en
Reciba gratis nuestra newsletter diaria y alertas de noticias en su casilla de e-mail
Al hacer click en el botón, se abrirá una nueva ventana donde podrá ingresar sus datos
Papa: "No al Evangelio a los bastonazos"
Francisco hizo este llamamiento a sus pares jesuitas y pidió que el acercamiento a la gente sea a partir de la "dulzura, fraternidad y amor"
3 de enero de 2014
El papa Francisco instó este viernes a sus compañeros jesuitas a que no anuncien el Evangelio católico "a bastonazos inquisitorios", sino que lo hagan con "dulzura, fraternidad y amor" para poder llegar a las "periferias del mundo".

En compañía de unos 350 jesuitas, el pontífice argentino celebró hoy una misa en la iglesia del Jesús de Roma con motivo de la próxima canonización del beato francés Pedro Fabro (1506-1546), uno de los primeros compañeros de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, y a quien el Papa considera un auténtico modelo de vida.

Pedro Fabro "tenía el verdadero y profundo deseo de abrirse a Dios: estaba completamente centrado en Dios, y por esto quería ir, con espíritu de obediencia, a menudo también a pie, por todas partes de Europa, a dialogar con todos con dulzura y anunciar el Evangelio", dijo Francisco.

"Me viene a la mente la tentación que quizá podamos tener nosotros y que muchos tienen, de conectar el anuncio del Evangelio con bastonazos inquisitorios, de condena. No, el Evangelio se anuncia con dulzura, con fraternidad, con amor", agregó.

Jorge Bergoglio, el primer papa jesuita, puso como ejemplo el hecho de que Pedro Fabro sintiera "el deseo de dejar en el centro de su corazón a Jesús", lo que "significa pensar como él, amar como él, ver como él, caminar como él".

"Solo si se está centrado en Dios es posible ir a las periferias del mundo", agregó Francisco durante su homilía, y dijo que no hay que ser "hombres en tensión, contradictorios e incoherentes, pecadores, sino hombres que quieren caminar bajo la mirada de Jesús".